Desestimación de una declinatoria arbitral por tratarse de una reclamación vinculada a un contrato de préstamo y no un conflicto entre socios de una sociedad

Resultado de imagen de audiencia provincial de lleida

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Lérida, Sección Segunda, de 9 de  octubre de 2017 confirma la Sentencia del Juzgado de Primera instancia que estimó “íntegramente la demanda y condena a los tres codemandados -Agri Sociedad Civil Particular, Sr. Edemiro y Sra. Clara – a devolver a la mercantil actora, Ilerpro S.L. las cantidades reclamadas, en virtud del crédito que la actora ostenta contra los demandados al haber pagado la deuda que la SCP tenía frente a la entidad Caixa Sabadell. Los demandados interponen recurso reiterando las excepciones planteadas en primera instancia sobre falta de jurisdicción, por sumisión a arbitraje, y falta de legitimación pasiva de la Sra. Clara y de Agri SCP, y falta de legitimación activa. En cuanto a la primera -sumisión de la cuestión litigiosa a arbitraje- invocan el art. 15 de los Estatutos sociales, alegando que resulta de aplicación al caso porque estamos ante un préstamo concedido por la sociedad a título particular al Sr. Edemiro, y aunque se admitiera que el préstamo se concedió igualmente a la Sra. Clara resulta que tanto uno como otro son socios de Ilerpro S.L., sin que pueda considerarse como una operación al margen del ámbito societario, siendo que la propia actora hacía constar en el documento nº12 de los aportados con la demanda que la reclamación judicial no tiene ninguna relación con las divergencias personales y familiares existentes sino que se trata de una crédito a socios, por lo que al estar ante cuestiones entre la entidad y los socios ha de aplicarse la sumisión a arbitraje. El art. 15 de los Estatutos de la sociedad Ilerpro S.L. establece que: “cualquier duda, cuestión o discrepancia que pudiera plantearse entre la sociedad, los administradores o apoderados y los accionistas, tanto durante la vida de la sociedad como en el periodo de su liquidación, sin más excepciones que las imperativamente establecidas por la Ley, deberán someterse al arbitraje de equidad que regula la Ley de 5 de diciembre de 1989, a cuyo fin las partes discrepantes vendrán obligadas a realizar cuantos actos sean necesarios para que el arbitraje pueda tener efecto y, en particular, a la designación de los árbitros y determinación del tema controvertido”. La cuestión ha sido debidamente resuelta en primera instancia (…)-en el que se destaca que la demanda se interpone en virtud de un contrato de préstamo, sin que conste la existencia de pacto alguno para que las discrepancias surgidas en relación con el mismo se sometan a arbitraje, como en el auto de 4 julio 2013 que desestima el recurso de apelación planteado con la anterior resolución, añadiendo que no estamos ante un conflicto entre socios sino entre sociedades vinculadas por un contrato, sin que se planteen dudas interpretativas o discrepancias por asuntos societarios. Estos razonamientos son totalmente acertados pues basta acudir al escrito de demanda para advertir que la reclamación dineraria no se plantea entre la sociedad Ilerpro S.L.y uno o varios socios por su condición de tal. La reclamación se formula contra Agri SCP por ser ésta con quien se concertó el préstamo y, además, contra los dos socios de esta sociedad civil particular, el Sr. Edemiro y su madre, la Sra. Clara , como deudores subsidiarios respectos de la SCP, y solidarios entre sí. El hecho de que estos dos codemandados sean también socios de la mercantil actora no implica que estemos ante una de aquellas cuestiones o discrepancias que según el art. 15 de los Estatutos deben someterse a arbitraje de equidad pues lo cierto es que no han sido traídos a esta litis en su condición de socios de Ilerpro S.L sino de Agri SCP y, por ende, la controversia no se ha planteado entre la sociedad actora y sus socios, por muchos que existan lazos familiares entre los socios de ambas sociedades, que son los que determinan su participación en una y otra sociedad”.

Admisión de una declinatoria arbitral por existir una cláusula arbitral en los estatutos reguladores de una UTE

Resultado de imagen de SUEZ TREATMENT SOLUTIONS SAU ourense

El Auto de la Audiencia Provincial de Ourense, Sección Primera, de 28 de septiembre de 2017 confirma una decisión del Juzgado de Primera Instancia que admitió una declinatoria arbitral por entender que la cuestión planteada había sido sometida expresamente a arbitraje, a tenor de la cláusula novena de la escritura constituyente y del art. 22 de los Estatutos reguladores de una UTE.  Para la Audiencia ” si en los Estatutos se regulaba la forma de contratación entre las empresas integrantes de la UTE, encomendada su aprobación al comité de la gerencia, lo mismo que el procedimiento de compra. Si también conforme al art. 6 de los estatutos, correspondía al comité de la gerencia determinar los equipos necesarios y aprobar las facturas que pagaría la UTE a las empresas miembro por la prestación de servicios, ejecución de trabajos y suministros (apd. I ) del artículo seis de los Estatutos). Es claro que la cuestión relativa a la eficacia jurídica del propio contrato de compraventa del equipo, entre miembros de la UTE y la aprobación de sus condiciones, había de reconducirse a la aplicación de los estatutos constituyentes, y, en definitiva, la controversia sometida a enjuiciamiento si resultaba afectada por la cláusula novena de la escritura de constitución de la UTE y por el artículo 22 de los estatutos. A tenor de los cuales y en términos de gran amplitud, se establecía, que “las empresas que constituyan esta UTE acuerdan someter toda divergencia que sugiera con motivo de la interpretación, ejecución y aplicación de estos estatutos, a un arbitraje de equidad de acuerdo con lo previsto en la Ley de arbitraje de 5 de diciembre de 1988, con exclusión de recurrir a los tribunales”. 

El convenio arbitral impide a los tribunales conocer de las controversias sometidas a arbitraje, siempre que la parte a quien interese lo invoque mediante declinatoria

Resultado de imagen de Bonavía Logística S.A

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección Quinta, de 20 de octubre de 2017 declara que “el pacto de arbitraje no exime necesariamente del acceso a la jurisdicción. Armoniza con ello, la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje, cuyo art. 11 dispone que ” El convenio arbitral obliga a las partes a cumplir lo estipulado e impide a los tribunales conocer de las controversias sometidas a arbitraje, siempre que la parte a quien interese lo invoque mediante declinatoria. El plazo para la proposición de la declinatoria será dentro de los diez primeros días del plazo para contestar a la demanda”. La ausencia de declinatoria en el caso presente recupera para los tribunales el conocimiento de la cuestión litigiosa.

La infracción relativa a la falta de jurisdicción, por sumisión a arbitraje, ha de ser planteada a través del recurso extraordinario por infracción procesal

Resultado de imagen de swap

La Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, de 24 de noviembre de 2017, desestima un recurso de casación contra una sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz que había confirmado una declinatoria arbitral referida a una solicitud de nulidad de un contrato de swap  al estar sometida la cuestión litigiosa a arbitraje, por la existencia de una cláusula compromisoria de sumisión a arbitraje de Derecho en el referido contrato. Para el Tribunal Supremo la infracción relativa a la falta de jurisdicción, por sumisión a arbitraje, ha de ser planteada a través del recurso extraordinario por infracción procesal. “Aunque la recurrente cite como infringidas normas sustantivas relativas a la interpretación contractual, lo que en realidad está planteando es una cuestión de índole procesal ajena al recurso de casación y propia del recurso extraordinario por infracción procesal, como es la competencia o no de la jurisdicción por existir un pacto de sumisión a arbitraje (…).  El hecho de que la Audiencia haya considerado que las partes habían sometido a arbitraje sus discrepancias
sobre el contrato de swap, incluida la relativa a su nulidad, le ha llevado a dictar una resolución eminentemente procesal, que no resuelve la cuestión objeto del proceso. Esto hace inviable el recurso de casación interpuesto”.

Una acción meramente declarativa de competencia desleal no neutraliza la cláusula de sumisión al arbitraje

Resultado de imagen de THAI AIRWAYS INTERNATIONAL PUBLIC COMPANY LIMITED

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoquinta, de 20 de octubre de 2017, estima una declinatoria arbitral, sustentada en la existencia de una cláusula de sumisión a arbitraje contenida en el único contrato escrito firmado por ambas partes  titulada “contrato de agencia general de ventas”. En consecuencia declara la falta de jurisdicción del Juzgado de lo Mercantil, y ordena someterse la cuestión al arbitraje pactado. Considera la Audiencia que bajo la apariencia formal del ejercicio acumulado de tres acciones distintas, en realidad la demandante ejercita una acción principal de reclamación de indemnización de daños y perjuicios -daño emergente e indemnización por clientela- que trae causa de un único contrato, acción a la que acumula otra sin ningún contenido concreto, más allá de la mera declaración de la infracción de la Ley de Competencia Desleal, que también puede dilucidarse en el proceso arbitral. Concretamente la Audiencia estima que: “tampoco la acción meramente declarativa de competencia desleal neutraliza la cláusula de sumisión al arbitraje (…).  La competencia desleal no es una materia excluida del arbitraje y la estrecha relación de la acción ejercitada con la acción contractual -tiene por fundamento los mismos hechos- determina que también quede afectada por la cláusula arbitral. En cualquier caso, de entenderse que se trata de una acción autónoma a la que no le alcanza el pacto de sumisión a arbitraje, habría que concluir que la actora no se ha ajustado a las reglas de la buena fe, como exigen los artículos 11.2º de la LOPJ y 247 LEC, dado que habría interpuesto una acción declarativa sin ningún efecto con la única intención de eludir el arbitraje”.

Desestimación de una declinatoria arbitral a partir de la exégesis de la cláusula arbitral

Resultado de imagen de audiencia provincial de toledo

El Auto de la Audiencia Provincial de Toledo, Sección Segunda, de 6 de junio de 2017, declara que “poco más puede añadir esta Sala a la impecable argumentación desarrollada por el Juzgador de instancia en torno al deber que compele a las partes litigantes a cumplir lo estipulado en el contrato firmado (…) en el que se excluye del citado contrato las prestaciones judiciales, señalando que las acciones, intervenciones o actuaciones judiciales serán, con independencia del presente contrato (estipulación primera B), siendo su exégesis sencilla, por la claridad de su enunciado y especificación concreta, limitando la controversia que pueda surgir sobre la interpretación, validez, eficacia o cumplimiento de la presente cláusula en relación con las prestaciones judiciales excluidas del contrato que se someten a un arbitraje de equidad”.

Se estima una declinatoria arbitral por existir una relación clara entre un contrato de montaje de calderas, que incluía una cláusula arbitral, y los trabajos para su correcto funcionamiento

Resultado de imagen de audiencia provincial girona

El Auto de la Audiencia Provincial de Girona, Sección Primera, de 21 de junio de 2017, desestima un recurso de apelación contra el auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia  de  en el que se apreció la declinatoria de jurisdicción por haberse sometido las partes a arbitraje. Considera la Audiencia que “si el objeto del contrato era el montaje de calderas, desmontaje de calderas e instalación de las nuevas…, existe una relación clara y directa entre los trabajos contratados y los trabajos que ahora se pretende reclamar, pues ambos están relacionados con el correcto funcionamiento de la nuevas calderas y, en definitiva, del funcionamiento del sistema de calefacción. Podrá o no discutirse si estrictamente estos trabajos que se pretenden reclamar deben o no facturarse a parte, pero tal decisión dependerá de la interpretación del contrato, esto es, debe analizarse cuál fue el alcance del objeto del mismo, el alcance de la garantía estipulada y, en consecuencia, si los trabajos que se reseñan en dichas facturas están bajo el objeto del mismo o, por el contrario, nada tienen que ver con dicho objeto.