Queda acreditado que el consentimiento de los cónyuges no estuvo viciado, por lo que no estamos ante un matrimonio de conveniencia

Resultado de imagen de Ayuntamiento de Dosrius

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 24 de octubre de 2017 desestima el recurso de apelación interpuesto por el Ministerio Fiscal contra una sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 19 de Barcelona que declaró de nulidad respecto del matrimonio contraído por los demandados el 24 abril 2008, en el Ayuntamiento de Dosrius. Según la Audiencia que ” la falta de verdadero consentimiento matrimonial no suele constatarse habitualmente a través de pruebas directas de la voluntad simulada pues es lógico el interés de los implicados en mantener ocultas sus intenciones íntimas. Por ello de ordinario ha de acudirse a la prueba de presunciones de tal forma que conforme al art. 386 LEC, partiendo de unos indicios, el tribunal puede presumir la certeza de otro hecho -ausencia de consentimiento matrimonial- siempre que entre el hecho admitido o demostrado y el presunto exista un enlace preciso y directo según las reglas del criterio humano”. Considera la Audiencia que “la sentencia de Primera Instancia ha valorado de forma acertada la prueba practicada, por lo que a ella nos remitimos, sin que sea necesario incurrir en inútiles reiteraciones pues lo verdaderamente relevante, vistas las alegaciones de los recurrentes, es determinar si en el presente caso las pruebas practicadas permiten constatar la ausencia de verdadero consentimiento matrimonial. Se trata, obviamente, de analizar intenciones íntimas de los contrayentes y dadas las dificultades de prueba que pueden presentarse, se acude normalmente a indicios, datos objetivos externos que revelen la voluntad interna de los contrayentes en el momento en que prestaron el consentimiento. Se ha acreditado que el matrimonio entre los demandado se celebró en 2008 y las manifestaciones en la Dirección General de la Policía, Brigada de extranjería y documentación se efectúan en 2013, cuando el Sr. Ángel acompaña a la Sra. Montserrat (de nacionalidad China) a realizar los trámites para obtener la tarjeta de residencia, y es en ese momento cuando afirma que va allí para hacerle un favor. Al parecer se malinterpretó su afirmación, y consideraron que el favor lo hizo cuando contrajo matrimonio con la codemandada, pero aclaró en el acto de la Vista el malentendido”.

Determinación de si un matrimonio civil concertado entre los cónyuges demandados puede ser calificado como matrimonio de “complacencia” o “blanco”

Resultado de imagen de matrimonio blanco conveniencia

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 26 de octubre de 2017 confirma una sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Rubí en autos de nulidad matrimonial. Considera la Audiencia que “Para concluir si el matrimonio civil concertado entre los cónyuges demandados, puede ser calificado como
matrimonio de “complacencia” o “blanco”, hemos de referirnos igualmente a la doctrina de la Dirección General de los Registros y del Notariado que viene definiendo en diversas Resoluciones (de 13 y 20 de junio de 2001) a estas uniones como aquellas en las que no se busca en realidad contraer matrimonio entre un nacional y un extranjero, sino que se pretende, bajo el ropaje de dicha institución, que un extranjero se aproveche de las ventajas de la apariencia matrimonial, a los efectos especialmente de facilitar la entrada o de regularizar la estancia en territorio nacional o de obtener más fácilmente la nacionalidad del cónyuge aparente, enlace que ha de reputarse nulo en nuestro ordenamiento jurídico por falta de verdadero consentimiento matrimonial (arts. 45 y 73.1º Cc), planteándose el problema a resolver de cómo constatar esa ausencia de consentimiento ante la carencia de medios probatorios directos acerca de la voluntad simulada, de manera que descubrir la verdadera voluntad encubierta de las partes es tarea difícil para lo cual es perfectamente admisible acudir a indicios o presunciones judiciales a que se refiere el art. 386 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil. (…).  La propia actitud de los demandados, su incomparecencia y la falta de argumentos contrarios a las declaraciones que constan efectuadas ante la Brigada de Extranjeria, no probada además a convivencia, lleva a concluir que el matrimonio se celebró con la finalidad de que el Sr. D., en paradero desconocido incluso para la Sra. A., pudiera regularizar su situación administrativa en este país y no tuvo su causa en la voluntad de establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.

La aportación de billetes de autobús y avión de dos viajes a Oviedo destruyen, entre otros datos, una presunción de matrimonio simulado

Resultado de imagen de turistas oviedo

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimosegunda, de 5 de julio de 2017 considera que no ha existido un matrimonio simulado entre un español y una dominicana considerando, entre otras cosas, que “los demandandos han aportado al proceso billetes de avión y autobús, acreditativos de dos viajes a Oviedo, después del enlace matrimonial. Han acompañado amplio material gráfico, en forma de fotografías, referidas a la pareja matimonial, en donde se reflejan actitudes el dia de la boda, celebración de cumpleaños, reuniones familiares y diferentes momentos de carácter íntimo que pertenecen a la esfera privada y que evidencian la relación afectiva de los cónyuges, mas allá de meros posados ficticios”.

La apreciación de una nulidad matrimonial debe hacerse con carácter restrictivo para determinar si nos hallamos ante un matrimonio de conveniencia

Resultado de imagen de mujer marroqui

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 5 de septiembre de 2017 confirmó la sentencia de instancia que  declaró la nulidad de un matrimonio  celebrado en el Juzgado de Paz de Caldes de Montbiu,  un nacional español y un nacional marroquí. Según la Audiencia “es tarea ardua la de probar la situación de reserva mental y ausencia de consentimiento al acto que se está celebrando, el matrimonio, y por otra parte esta causa legal de nulidad matrimonial, como no podía ser de otra manera, su apreciación ha de hacerse con un carácter restrictivo . Este es uno de esos supuestos en lo que se exige un especial rigor a la hora de proceder al análisis de los hechos concurrentes de tal manera que sólo cuando resulte de forma inequívoca la concurrencia de esos elementos fácticos que evidencian una discrepancia entre la voluntad manifestada y la interna, puede concluirse la nulidad del matrimonio así celebrado, siempre teniendo en cuenta, además que ello puede entrar en colisión con el principio “favor matrimonio”. En el presente caso considera la Audiencia que “las respuestas en ambos interrogatorios son vagas, dubitativas, y contradictorias, pese a la claridad y sencillez de las cuestiones planteadas. Por el contrario lo que ello pone en evidencia es que no hay ni un proyecto de vida en común, ni una convivencia, ni un conocimiento mutuo que dado el tiempo transcurrido desde el matrimonio y desde el supuesto inicio de la relación, ya debía estar mas consolidado. Ante la evidencia de esta falta de convivencia y conocimientos no puede mas que concluirse que la celebración del matrimonio tuvo otra finalidad distinta”.

Leer más

Nulidad del matrimonio por ausencia de una auténtica vinculación emocional que acompaña al conocimiento humano de aquel con quien se asume el compromiso vital

Resultado de imagen de matrimonio homosexual

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 7 de julio de 2017 confirma la nulidad y sin efecto alguno el matrimonio contraído entre un español y un brasileño en el Ayuntamiento de El Prat de Llobregat. Tras referirse a la doctrina jurisprudencial y registral sobre el tema la Audiencia considera que en el presente caso, “pese a las alegaciones de los recurrentes, es lo cierto que tras el visionado de la grabación de la vista celebrado no puede mas que llegarse a la misma conclusión que aquella que se declaro en la instancia, es decir, la procedencia de la nulidad del matrimonio , ante las evidentes contradicciones en que incurren los interesados, contradicciones que por otra parte ya se advertían en el expediente previo a la celebración del matrimonio, de modo que el posterior expediente administrativo y la prueba practicada en la vista no hacen mas que resaltar la falta de una auténtica vinculación emocional que acompaña al conocimiento humano de aquel con quien se asume el compromiso vital”.

Inexistencia de consentimiento matrimonial, pues ninguno de los contrayentes asumía los fines propios y específicos de la unión en matrimonio

Resultado de imagen de matrimonio complacencia

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 13 de julio de 2017, confirma la nulidad de un matrimonio celebrado en España por inexistencia de consentimiento considerando que la esposa únicamente buscaba conseguir su regularización en España. Tras realizar un exhaustivo estudio de la doctrina jurisprudencial española, la Audiencia concluye afirmando que “no hubo consentimiento matrimonial, pues ninguno de los contrayentes buscaba crear una comunidad de vida entre ellos con la finalidad de asumir los fines propios y específicos de la unión en matrimonio, no buscaban un consorcio para toda la vida”

Nulidad matrimonial por acreditarse que el matrimonio entre una nacional y un extranjero se contrajo no con la finalidad de convivir sino con la de conseguir el visado de residencia o la legalización de su situación e incluso su nacionalización

memoria fiscalía 2013

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, Sección Décima, de 19 de julio de 2017, confirma una demanda de nulidad interpuesta por el Ministerio Fiscal de un matrimonio contraído en el Registro Civil de Godella. Según la Audiencia “en el caso de autos es evidente el acierto del Juzgador de instancia a la vista de las testificales practicadas, dadas las contradicciones de los mismos que acreditan la realidad del concierto matrimonial con el único objeto de obtener así la nacionalidad española el esposo; en efecto, no otra cosa puede concluirse de tales manifestaciones, al ser de todo punto incuestionable que, fuera de los consabidos datos con el fin de poder contestar adecuadamente en el Registro Civil así como en la presente causa, el conjunto de las declaraciones acreditan la realidad de lo plasmado en la sentencia de instancia, pues no otra cosa puede válidamente extraerse de tales declaraciones en las que se acredita un real desconocimiento de lo más elemental de cada cónyuge, propio de una pareja que ni ha convivido, ni convive y que el hecho de contraer matrimonio fue exclusivamente para así obtener el esposo la nacionalidad española, bastando para ello la simple lectura de las declaraciones así como las personas intervinientes, tanto como contrayentes así como
testigos o amigos de las partes, la mayor parte de todos ellos condenados por hechos similares, unido a las declaraciones absolutamente contradictorias en puntos esenciales, como lo alegado por la esposa de no vivir juntos y no saber nada de él, en tanto el esposo manifiesta que siguen viviendo juntos, lo que supone tomar incluso a burla toda la causa”