Para excluir las resoluciones sobre quiebra del ámbito de aplicación del Reglamento 44/2001, es preciso que se mantengan dentro del marco de un procedimiento de liquidación de bienes

Resultado de imagen de REYDIS ELECTRONICS

El Auto de la Audiencia Provincial de Málaga, Sección Quinta, de 21 de julio de 2017, confirma la ejecutividad de una resolución, dictada por el Juzgado de distrito de Herning, Dinamarca decretada por el Juzgado. Considera la Sala que “olvida la recurrente resaltar que en esta sentencia se declaró que para excluir las resoluciones judiciales relativas a una quiebra del ámbito de aplicación del Reglamento 44/2001, es preciso que emanen directamente de la quiebra y se mantengan dentro del marco de un procedimiento de liquidación de bienes o de suspensión de pagos; esto es, que es necesaria la existencia de una conexión directa entre la acción judicial y el procedimiento de insolvencia, y la sentencia danesa objeto de este procedimiento no debe incluirse en los supuestos de exclusión del ámbito del tan citado Reglamento, ya que la situación de concurso en la que se haya Audiorema Danmark, A/S, nada tiene que ver con la sentencia dictada, la cual resuelve un procedimiento de reclamación de una deuda que es totalmente independiente y que no es consecuencia directa de la situación de concurso. Y por ello, en el título ejecutivo no se cuestiona ni la situación concursal de Audiorema Danmark A/S, ni los convenios alcanzados entre el concursado y los acreedores, ni las deudas o los créditos concursales, por no ser ésta una sentencia que derive de un procedimiento concursal”.

Execuátur de una sentencia ecuatoriana de divorcio de acuerdo con las disposiciones de la Ley 29/2015 de CJIMC

Resultado de imagen de corte provincial Guayas (Ecuador)

El Auto de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 6 de octubre de 2017 estima un recuso de apelación interpuesto contra un Auto 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Rubí , y otorga el execuátur de una sentencia dictada por el Tribunal Quinto de lo civil de Guayas (Ecuador). Según la Audiencia “los arts. 951 a 958 LEC han quedado derogados por la Ley 29/2015, de 30 de julio, de cooperación jurídica internacional en materia civil (…). La reforma de estos preceptos, tal y como se recoge en la Exposición de Motivos de esta Ley, responde a la necesidad de ajustarse a la jurisprudencia del Tribunal Supremo, teniendo en cuenta las más actuales
corrientes doctrinales así como las concreciones legislativas más recientes. Dice el art. 46.b) de esta Ley que las resoluciones extranjeras no se reconocerán “Cuando la resolución se hubiera dictado con manifiesta infracción de los derechos de defensa de cualquiera de las partes. Si la resolución se hubiera dictado en rebeldía, se entiende que concurre una manifiesta infracción de los derechos de defensa si no se entregó al demandado cédula de emplazamiento o documento equivalente de forma regular y con tiempo suficiente para que pudiera defenderse”. Pues bien, no sólo consta en autos que el esposo fue debidamente citado al proceso, sino que la existencia de Documento posterior en el que se hace constar su condición de divorcio evidencia la firmeza de la resolución y
su eficacia en el país de origen , lo que nos lleva a la estimación del recurso, sin que haya lugar a la imposición de las costas de esta alzada, conforme a lo dispuesto en los artículos 394 y 398 de la LEC”.

Eficacia civil de una sentencia de divorcio del matrimonio dictada por un Juzgado de Estados Unidos de conformidad con la Ley 29/2015 de CJIMC

Resultado de imagen de Cowley kansas Court

El Auto de la Audiencia Provincial de Sevilla, Sección Segunda, de 25 de septiembre de 2017, declara que ” tras el examen y valoración de lo actuado en la primera instancia así como de lo alegado en los escritos de interposición y oposición al recurso no puede la Sala sino confirmar el criterio del Auto apelado estimando que concurren los requisitos establecidos en los arts. 41 ss de la Ley 29/2015, de 30 de julio , de cooperación jurídica internacional en materia civil que dedica su Titulo V al reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales y documentos públicos extranjeros, del procedimiento de exequátur y de la inscripción en Registros públicos., que establece en art. 44 que se reconocerán en España las resoluciones extranjeras que cumplan con lo requisitos previstos en las disposiciones de este Título, no concurriendo ninguna de las causas de denegación del reconocimiento previstas en el art. 46, y sin que pueda acogerse la alegación de caducidad por cuanto que como se alega en el propio escrito de interposición de recurso el dies a quo para el inicio del cómputo del plazo de caducidad lo determina la fecha de la firmeza de la resolución y en el presente supuesto en modo alguno se acredita por la parte apelante, no sólo la fecha de notificación de la sentencia sino la de la firmeza de la misma”.

Las medidas derivadas de un divorcio pronunciado en Alemania recogidas en un contrato privado no precisan execuátur

Resultado de imagen de amtsgericht Emmendingen

El Auto de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimosegunda, de 27 de julio de 2017 considera que “la instante no intentó en ningún momento modificar el título notarial (acta de protocolización del convenio regulador privado); tampoco planteó en el Juzgado de Familia la ejecución directa de dicho título, como sí había hecho anteriormente ante la jurisdicción ordinaria siendo inadmitida su pretensión por incompetencia objetiva o por razón de la materia; ni pretendió una modificación de la sentencia de divorcio alemana, en la que además no había nada que modificar porque no contenía medidas de ningún tipo en relación con la hija común (seguramente porque la misma no residía en Alemania al tiempo del divorcio y conforme al art. 8 del Reglamento de la Comunidad Europea 2201/2003 , “los órganos jurisdiccionales de un Estado miembro serán competentes en materia de responsabilidad parental respecto de los menores que residan habitualmente en dicho Estado miembro en el momento en que se presenta el asunto ante el órgano jurisdiccional”). Lo que pretendió fue que se acordasen, como medidas derivadas de su divorcio en relación con la hija común, las recogidas en dicho contrato privado de fecha 4 de junio de 2010 protocolizado notarialmente el 11 de junio de 2010 y para ello no es preciso acudir previamente, como incorrectamente indica el auto apelado, a un proceso de exequátur de la sentencia alemana de divorcio ya que, efectivamente, conforme al art. 21 del citado Reglamento 2201/2003 las resoluciones dictadas en un Estado miembro serán reconocidas en los demás Estados miembros sin necesidad de recurrir a procedimiento alguno. En definitiva, la progenitora formuló por primera vez la adopción de medidas paterno filiales y de alimentos y esta materia, encuadrada dentro del título IV del libro I del Código Civil estatal debe sustanciarse por los trámites del juicio verbal especial recogido en el artículo 770 de la LEC”.

Improcedencia de un divorcio el rebeldía por constar el paradero del demandado en el extranjero

Resultado de imagen de Cazalegas

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección Vigesimosegunda, de 26 de septiembre de 1987 estima un recurso de apelación contra una sentencia que decretó un divorcio a partir de la declaración de rebeldía de un de los cónyuges y declara la nulidad de las actuaciones. Considera la Audiencia que ” los documentos aportados por don Aurelio con su escrito interposición del recurso de apelación acreditan que durante toda la tramitación del proceso de divorcio, y con anterioridad a éste, existía un contacto constante entre las dos partes a través de correo electrónico, así como que la parte demandante conoció el día 5 de noviembre de 2014 de la existencia de un proceso iniciado en los Tribunales estadounidenses por parte de Don Aurelio. Pese a ello, en ningún momento comunicó al juzgado esa circunstancia y permitió que se continuase con la tramitación del proceso hasta dictarse sentencia en rebeldía procesal, pese al constante contacto mantenido entre ellos y al conocimiento que tenía de lo resuelto en el Tribunal estadounidense. En consecuencia, se ha producido una infracción de normas del procedimiento por parte del Tribunal de Primera Instancia que no agotó los medios oportunos para garantizar un emplazamiento personal del demandado, y también por la parte demandante que no informó en todo momento de la situación existente, del paradero del demandado y de la existencia de un procedimiento judicial simultaneo ante los Tribunales estadounidenses, pese a ser perfectamente conocedora de ello y con el único fin de garantizar la obtención de una sentencia por parte de los tribunales de  nuestro país.

Necesidad de ser declara ejecutiva por un Tribunal español un “acta de divorcio revocable” pronunciada en Marruecos

Resultado de imagen de tribunal grande instance rabat

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimosegunda, de 11 de mayo de 2017 confirma la sentencia de instancia que desestimó una demanda  de modificación solicitando la extinción de la pensión fijada a la esposa al haberse procedido a la disolución del matrimonio por acta de divorcio revocable de fecha 27 de noviembre de 2006 del Tribunal de Primera Instancia de (…) de Marruecos, así como de la fijada a favor del hijo al haber adquirido la mayoría de edad y tener independencia económica. De acuerdo con la Audiencia “no cabe sino la desestimación del recurso y la confirmación de la sentencia de instancia ya que, al margen de que sólo se presenta una mera fotocopia y no el original o una copia auténtica debidamente legalizados o apostillados, de una resolución extranjera en lengua árabe a la que se acompaña una traducción que dice que es un “acta de divorcio revocable”, lo cierto es que sea cual sea la naturaleza de dicha resolución está dictada por un tribunal marroquí y por tanto precisa ser declarada ejecutiva por un tribunal español conforme al art. 25 del Convenio de Cooperación Judicial en materia civil, mercantil y administrativa entre el Reino de España y el Reino de Marruecos de fecha 30 de mayo de 1997, publicado en el BOE de 25 de junio de 1997, entrado en vigor el 1 de julio de 1999 (BOE 25 de junio de 1999), declaración de reconocimiento o execuátur regulado al tiempo de la demanda en los arts. 951 a 958 de la LEC y actualmente en los arts. 41 ss de la Ley 29/2015 de 30 de julio sobre Cooperación Internacional en materia civil, con objeto de comprobar que reúne
los requisitos del art. 23 del referido convenio para ser reconocida y ejecutada en España”.

Admisión de un recurso contra una denegación de execuátur por considerarse “demasiado rigorista” no adjuntar la documentación pertinente

Resultado de imagen de Tribunal première instance Tanger

El Auto de la Audiencia Provincial de Cuenca, Sección Primera, de 26 de septiembre de 2017, estima un recurso de apelación contra una auto del Juzgado que denegó la ejecución de una sentencia de divorcio extranjera por no adjuntar la documentación pertinente. La Audiencia considera que “que la exigencia del Juzgado viene a ser demasiado rigorista. Las normas se deben interpretar en relación con el contexto, (art. 3.1º Cc), y si la propia Ley 29/2015, de 30 de julio, permite que el extremo relativo al contenido de algún documento pueda constar “…en la propia resolución…”, (véase el artículo 54.4.c de dicha Ley 29/2015 ), no parece desacertado interpretar que, en principio y al menos para la admisión de la solicitud, (y con independencia de lo que pueda resultar y decidirse durante el desarrollo ulterior del expediente), también estaría permitido que el específico extremo pretendido por el Juzgado de primera instancia de Tarancón, (documento que acredite si la Resolución se dictó en rebeldía, la entrega o notificación de la célula de emplazamiento o el documento equivalente), conste en la propia Resolución. Y aquí resulta que dicho extremo ya se refleja en la propia Sentencia dictada en el Reino de Marruecos, (el esposo intervino en el proceso, como demandante, asistido de Letrado), ya que en ella figura, entre otros datos, lo siguiente, (…)”.