Teniendo en cuenta que la Sentencia griega de divorcio contempla una situación provisional, lo razonable es estimar la oposición a la ejecución atendiendo al interés superior de los menores

Resultado de imagen de niño y niña

El Auto de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección Segunda, de 13 de junio de 2017 considera que en el supuesto no se está “propiamente ante una falta de competencia de la jurisdicción española pues debe tenerse en cuenta, que la recurrente trasladada ya en Grecia, se sometió a los Tribunales españoles en la Sentencia de mutuo acuerdo, en todo caso la problemática radicaría más bien en la eficacia o no de la sentencia de divorcio en cuanto al régimen de visitas, teniendo en cuenta la nueva situación creada. Debe tenerse en cuenta que la Sentencia de divorcio contemplaba una situación provisional ya sobrepasada, previniendo incluso, un nuevo régimen de relación en función del lugar de residencia de los menores, que los menores se habían trasladado junto con su madre a Grecia y que dicho traslado ha sido declarado legal por resolución 6082/2015 de el Tribunal Unipersonal de Primera Instancia de Atenas de 9 de octubre de 2015, constituyéndose en Grecia (Cholargos de Atica) la nueva residencia habitual de los menores. Igualmente por resolución 6143/2016 del Tribunal de Primera Instancia de Atenas, en procedimiento de medidas cautelares se restringen las comunicaciones del padre con los hijos en un fin de semana al mes en Grecia y con una serie de supervisiones en horario y presencia de terceros, todo ello en interés de los menores. En consecuencia, teniendo en cuenta que la Sentencia de divorcio objeto de la ejecución contemplaba una situación provisional, así como la nueva situación creada lo razonable es estimar la oposición a la ejecución aún por otros razonamientos que los que se exponen en el recurso, debiéndose adecuar el régimen de visitas a la nueva situación creada en la actualidad atendiendo al interés o beneficio superior de los menores en el procedimiento que corresponda, sin que ello prejuzgue cualquier cuestión relativa a la competencia teniendo en cuenta las prevenciones que se contemplan en el Reglamento 2.201/2003 de la Unión Europea”.

Confirmación de una declinatoria arbitral por considerar que la cláusula arbitral inserta en un contrato de sociedad es incuestionable

Resultado de imagen de disolución de sociedades

El Auto de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección Cuarta, de 5 de junio de 2017 confirma una declinatoria arbitral considerando que la redacción de la cláusula arbitral inserta en el contrato es incuestionable, y no se aprecia oscuridad alguna, “puesto que de su tenor se deduce claramente y de modo manifiesto que las partes han pactado someter a arbitraje todas las controversias, conflictos y litigios surgidos con ocasión del contrato suscrito”. La acción entablada pretendía la disolución de una sociedad y la  sumisión al arbitraje estaba inserta en el contrato de sociedad “por tanto, la acción ejercitada en el presente caso -disolución de la sociedad- está comprendida en la cláusula de sumisión a arbitraje contenida en dicha cláusula suscrita por los litigantes socios de la expresada sociedad”.

La cláusula de sumisión a arbitraje no produce efectos si no se opone como excepción en el proceso

Resultado de imagen de commercial arbitration

El Auto de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección Segunda, de 6 de junio de 2017 desestima el recurso de apelación contra un auto que, estimando una declinatoria de arbitraje, declaró la falta de jurisdicción del juzgado para el conocimiento de un procedimiento ordinario. Para la Audiencia “el arbitraje supone una renuncia a la intervención de los tribunales cuando no es absolutamente indispensable (siempre que la parte interesada invoque oportunamente la cláusula arbitral). Esta renuncia ampara la exclusión de la intervención judicial, cuyos inconvenientes se compensan con los beneficios de la rapidez y flexibilidad en el orden procedimental y sustantivo que constituyen la razón de ser del arbitraje. De este principio se sigue que la cláusula de sumisión a arbitraje no produce efectos si no se opone como excepción en el proceso, para lo cual está legitimado únicamente el demandado que, por sí o por las personas en las que trae causa, la ha aceptado expresamente frente al demandante con respecto a las relaciones o cuestiones planteadas en el proceso”.

Validez de la cláusula de sumisión a la jurisdicción de tribunales extranjeros

Resultado de imagen de servicio de mensajería suiza

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección Quinta, de 18 enero 2017 se pronuncia acerca  de la validez de la cláusula de sumisión a la jurisdicción de tribunales extranjeros y sobre el eventual  carácter excepcional con que han de han de interpretarse las cláusulas de sumisión de este tipo en un .asunto de seguro de asistencia de viaje.

Desestimación de una la demanda de solicitud de colaboración jurisdiccional internacional para la restitución de una menor

Resultado de imagen de sustraccion internacional de niños

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección Segunda, de 9 enero 2017 confirma la desestimación de una la demanda de solicitud de colaboración jurisdiccional internacional para la restitución de una menor, de conformidad con el art. 13 del Convenio de La Haya sobre aspectos civiles de la sustracción internacional de menores, de octubre de 1980. Resulta acreditado que la menor ratifica con rotundidad su deseo de no volver a Argentina permaneciendo en la localidad de Zaragoza, donde lleva más de un año, nació y residió durante seis años, cursando estudios de educación infantil desde septiembre de 2009 a junio de 2012 en el mismo colegio, que en el que actualmente está matriculada con pleno aprovechamiento, dispone de un entorno social adecuado con amigos de su infancia, así como su madre con la que ha vivido la mayor parte de su vida, y la que también conserva amigos de una época de residencia en Zaragoza. Su opinión, teniendo en cuenta que su grado de madurez es adecuada a su edad (10 años), responde a un criterio razonable y propio sin influencias extrañas.