Mesa redonda sobre las “Decisiones judiciales en materia arbitral de 2017”

DSCN5800 (3)

El 1 de diciembre de 2017 tuvo lugar en el Auditorio de la firma de Abogados Uría & Menéndez una mesa redonda sobre las “Decisiones judiciales en materia arbitral de 2017”, patrocinado por el Club Español de Arbitraje y el CEA Mujeres. Intervinieron José Carlos Fernández Rozas, Catedrático de Derecho internacional privado de la Universidad Complutense, Fernando Pantaleón, Ex magistrado del Tribunal Supremo, Jesús Pérez de la Cruz, Socio de Pérez de la Cruz – Trillo Garrigues y Jesús Remón, Socio de Uría Menéndez. Actuó de moderadora María José Menéndez, Socia Directora de Ashurst en Madrid.

.

Pueden solicitar la anulación quienes, aun no siendo parte en el procedimiento arbitral, puedan justificar un interés directo en el ejercicio de la acción anulatoria

DSCN3585

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala Civil y Penal, Sección Primera de 27 de junio de 2017 vuelve a anular un laudo un arbitraje administrado por el Tribunal de Arbitraje Institucional. Para el TSJ ” es evidente de toda evidencia que ha de prosperar la causa de anulación esgrimida al amparo del art. 41.1º.b) LA, pues el Laudo ha sido dictado sin que la arrendataria, ahora demandante, haya podido hacer valer sus derechos en el procedimiento arbitral, lisa y llanamente porque el árbitro ha dictado el Laudo con imprudente e inexcusable premura, sin dar la posibilidad real a la demandada para alegar y proponer prueba en la sustanciación del arbitraje, de acuerdo con los plazos y formas de practicar las comunicaciones previstos en el propio convenio arbitral que invoca”. VidSentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid CP 1ª de 17 de enero de 2017 y Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid CP 1ª de 31 de enero de 2017 . La Sala se plantea también si la demanda de anulación puede prosperar respecto de quienes no han intervenido en el arbitraje, ni se acredita razón alguna por la que tuvieran que haberlo hecho y, pese a lo cual, se amplía respecto de ellos la demanda, personándose en esta causa bajo la misma defensa y representación, y haciéndolo sin negar su legitimación pasiva, para apoyar la petición anulatoria postulada de contrario y el pacto transaccional acaecido sobre la relación jurídico-material cuestionada. Y, a tal efecto responde, a partir de lo dispuesto en el art.  41.1º LA (“el laudo sólo podrá ser anulado cuando la parte que solicita la anulación alegue y pruebe”),  que “esta dicción parece hacer ver que no sólo comprende a quienes fueron parte en el proceso arbitral, sino que incluye a quienes, aun no siendo parte en el procedimiento arbitral, sin embargo puedan justificar un interés directo en el ejercicio de la acción anulatoria, porque debieron ser parte, o que, pudiendo haberlo sido, se les haya denegado indebidamente su intervención.

Un tribunal del CIADI declina su competencia en el asunto “Capital Financial Holdings Luxembourg S.A. v. Republic of Cameroon”

Resultado de imagen de cameroon Capital Financial Holdings Luxembourg S.A. Cameroon

Un laudo arbitral remitido a las partes el 22 de junio de 2017  en el asunto Capital Financial Holdings Luxembourg S.A. v. Republic of Cameroon (ICSID Case No. ARB/15/18) declinó la competencia del tribunal arbitral ante una reclamación de 100 millones de euros interpuesta por Capital Financial Holdings Luxembourg S.A. El tribunal, administrado por el CIADI estaba integrado por Pierre Tercier (presidente) y por los árbitros Alain Pellet y Alexis Morre que emitió un voto particular.

El litigante vencido en el procedimiento arbitral, examinando el fondo del asunto, realiza una nueva valoración de la prueba desde su particular y subjetiva visión

Resultado de imagen de Corte Arbitral del Ilustre. Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Sala Civil y Penal, Sección Primera, de 26 de junio de 2017, declara no haber lugar a la anulación de un laudo arbitral pronunciado por un árbitro designado por la Corte Arbitral del Iltre. Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia. Entre otros razonamientos de interés El TSJ del País Vasco afirma que ” deben rechazarse todas las alegaciones de la parte demandante en tanto refieren su desacuerdo con la valoración, interpretación y fundamentación de los hechos sometidos a la apreciación del árbitro y que éste realiza en el laudo, lo que a la postre comporta una disconformidad con la resolución arbitral y que ataca, insistimos, indebidamente, pues el desacuerdo con la valoración de la prueba y de la motivación empleada por el órgano arbitral para decidir, no es causa de anulación al no conformar vulneración del orden público, en ningún caso”.

Cómo valore la prueba el árbitro es algo ajeno al Tribunal de anulación, salvo que sea absolutamente irracional

Resultado de imagen de informe pericial de Grant Thornton

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Sala de lo Civil y Penal, Sección Primera, de 25 de mayo de 2017, desestima una acción de anulación basada en diversos motivos contra el laudo en un arbitraje administrado por el  Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia. Entre otros razonamientos para alcanzar la referida decisión el Tribunal considera que: “El cómo valore la prueba el árbitro es algo ajeno a este Tribunal, salvo que sea absolutamente irracional; lo que consta es que la prueba se practicó bajo los principios audiencia, publicidad y contradicción, en la que las sociedades inglesas contestaron a todas las preguntas que les fueron formuladas y el árbitro llegó a la conclusión de que la demandante no había probado el hecho básico de su pretensión, esto es, que eran clientes de la demandante (…), por lo que ninguna indefensión se le ha producido a la demandante en el procedimiento arbitral, ha pedido y se ha practicado la prueba solicitada y ha intervenido en ella realizando todas las intervenciones que tuvo por conveniente y realizó conclusiones a todo ello. En consecuencia, ninguna violación del orden público se ha producido”.

No es admisible que una institución arbitral acepte administrar arbitrajes captados lucrativamente por ella

Resultado de imagen de incumplimiento contractual

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia, Sala de lo Civil y Penal, Sección Primera, de 23 de marzo de 2017, estima la demanda de anulación de un laudo dictado por un árbitro designado por la Asociación Tribunal de Conciliación y Arbitraje (TCA), al amparo del art. 41.1.f) LA, si bien precisando, en recta aplicación del iura novit curia,  que los hechos en que sustenta la nulidad tienen verdadera y real incidencia en la causa a) del art. 4.1.1º LA. Considera la Sala que el “TCA no puede actuar con neutralidad subjetiva ni desinterés objetivo respecto de un arbitraje cuya administración le es encomendada en virtud de un convenio arbitral auspiciado por ella misma cuando contrata onerosamente la prestación de sus servicios con una de las partes intervinientes en el arbitraje: a estos efectos, desde un punto de vista puramente objetivo, se puede decir que es fundada y razonable la sospecha del recurrente de anulación sobre la falta de neutralidad del TAC. Y es que, en definitiva, no es admisible, desde la perspectiva en que ahora nos movemos, que una institución arbitral acepte administrar arbitrajes ‘captados lucrativamente’ por la propia asociación arbitral, cuando, de hecho y en Derecho -según su Reglamento-, el Tribunal Arbitral asume funciones de asesoramiento de una de las partes improcedentes desde el punto de vista del principio de igualdad, llegando incluso, en caso de éxito del actor en el procedimiento arbitral, a asumir los costes de un proceso de ejecución en el que, como es sabido, al ejecutado se le imponen, como regla, las costas de dicho proceso ope legis ( art. 539.2.2º inciso LEC ). Lo cual, a su vez, desde el punto de vista de las apariencias, puede suscitar dudas fundadas sobre la ecuanimidad de la entidad administradora del arbitraje y su interés en el resultado del arbitraje.

Cúmulo de irregularidades en el procedimiento arbitral que no pueden calificarse más que de absoluta negación de las posibilidades de defensa de la demandada

Resultado de imagen de arrendamientos urbanas

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala Civil y Penal, Sección Primera, de 28 de marzo de 2017, estima una acción de anulación contra un laudo pronunciado por un árbitro único designado por el “Tribunal de Arbitraje Institucional”, en atención al “cúmulo de irregularidades en el procedimiento arbitral que no pueden calificarse más que de absoluta negación de las posibilidades de defensa de la demandada”. Para la Audiencia, es evidente ” la concurrencia de la causa de anulación prevista en el apartado b) del art. 41.1º de la Ley de Arbitraje: la ahora demandante no pudo hacer valer sus derechos en el procedimiento arbitral. No es solo que el laudo se dictara sin esperar a las alegaciones que pudiera haber realizado la inquilina demandada a raíz del traslado de las alegaciones contenidas en la demanda inicial, es que el laudo se fundó sustancialmente en otras alegaciones presentadas después por la arrendadora sobre las que ninguna defensa se permitió a la arrendataria, quien dada pudo argumentar sobre el supuesto impago de la renta y de las cantidades asimiladas a ella, ni evitar la resolución del contrato mediante la enervación de la acción”. Esta decisión sigue la línea trazada por las Sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala Civil y Penal, Sección Primera, de 24 de enero de 2017 y  de 6 de marzo de 2017.