No se puede considerar que el interesado fuera español de origen por haber nacido en el Sahara Occidental, cuando este territorio era colonia española, por lo que no procede reconocerle el derecho a la nacionalidad española por opción (SAP Madrid 10ª 8 junio 2020)

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección Décima, de 8 de junio de 2020:  resuelve el siguiente asunto: D. Tomás nació en Hagunia (Sáhara Occidental) en 1988. Su padre, D. Juan Antonio nació el …  en Tafudaret (Sahara Occidental), la nacionalidad española de este último fue declarada con valor de simple presunción, en fecha 16 de noviembre de 2007, practicándose la inscripción de su nacimiento, fuera de plazo, el día 4 de mayo de 2011. D. Tomás formuló demanda interesando se le reconociesea el derecho a la nacionalidad española por opción, argumentando que su padre adquirió la nacionalidad española de origen con valor de simple presunción. La sentencia dictada por el Juzgador a quo desestimó la demanda, y habiéndose interpuesto recurso de apelación, la Audiencia confirma la decisión de iunstancia con el siguiente razonamiento:

“(…) La inscripción de nacimiento de D. Juan Antonio se practicó fuera de plazo, concretamente el día 4 de mayo de 2011; habiendo sido declarada, con valor de simple presunción, la nacionalidad española del inscrito en fecha 16 de noviembre de 2007. El art. 17 C.Civ. establece en su apartado 1 a) que son españoles de origen «Los nacidos de padre o madre españoles», indicando en su apartado 2 que «La filiación o el nacimiento en España, cuya determinación se produzca después de los dieciocho años de edad, no son por sí solos causa de adquisición de la nacionalidad española. El interesado tiene entonces derecho a optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a contar desde aquella determinación»; a este respecto, la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, en su disposición adicional 7ª.1 dispone que «Las personas cuyo padre o madre hubiese sido originariamente español podrán optar a la nacionalidad española de origen si formalizan su declaración en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la presente Disposición adicional. Dicho plazo podrá ser prorrogado por acuerdo de Consejo de Ministros hasta el límite de un año». A la vista de los preceptos citados y teniendo en cuenta que a D. Juan Antonio le fue declarada la nacionalidad española, con valor de simple presunción, el 16 de noviembre de 2007, practicándose la inscripción de su nacimiento el día 4 de mayo de 2011, cabe concluir que el padre de D. Tomás no era originariamente español, es más ni siquiera tenía reconocida la nacionalidad española cuando nació el solicitante, lo que impediría la declaración de la nacionalidad interesada”.

“(…) Con respecto a la nacionalidad española de D. Juan Antonio por haber nacido en Tafudaret, hemos de remitirnos a la sentencia del Tribunal Supremo de 28 de octubre de 1998, la cual se refiere a la descolonización del territorio del Sahara, apuntando que “Tal periodo histórico ha sido denominado, doctrinalmente, etapa de la «provincialización», a consecuencia de la manifestada y reiterada voluntad legislativa de equiparar aquel territorio, no obstante sus peculiaridades, con una «provincia» española, y, por ello, a considerarla, como una extensión del territorio metropolitano, o sea, territorio español, sin acepciones, con todas las vinculaciones políticas determinantes de la referida concepción que, sin duda, se proyectaron, como corolario obligado, en la población saharaui y, en su condición de nacionales españoles. Ilustres administrativistas enseñaron que la «provincialización» elevaba dichos territorios al rango de territorio nacional», entendiendo que «era una provincia española y la palabra España comprendía todo el territorio nacional», añade que «No obstante, el acatamiento de las exigencias que imponían las realidades políticas y jurídicas dimanantes del orden jurídico público internacional y, especialmente, la doctrina sobre «descolonización» de la O.N.U., condujeron al reconocimiento por el Gobierno español del «hecho colonial» y, por tanto, a la diferenciación de «territorios», puesto, finalmente, de relieve, con rotunda claridad, por la Ley de 19 de noviembre de 1975 de «descolonización» del Sahara cuyo preámbulo expresa «que el Estado Español ha venido ejerciendo, como potencia administradora, plenitud de competencias sobre el territorio no autónomo del Sahara, que durante algunos años ha estado sometido en ciertos aspectos de su administración a un régimen peculiar con analogías al provincial y que nunca -recalcaba- ha formado parte del territorio nacional»…finalmente se llegaron a conclusiones fundadas acerca de las diferencias entre territorio nacional y territorios coloniales, (entre estos, por consecuencia, el Sahara Occidental), así como sobre la diferente condición jurídica de nacionales y naturales de las colonias». Sobre esta cuestión también se ha pronunciado esta Audiencia Provincial (Sección 20ª), en sentencias de 27 de junio y 3 de diciembre de 2019, en los siguientes términos: «cuando se hace referencia a España no es un concepto extenso inclusivo de las colonias, protectorados o posesiones. Se hace referencia exclusivamente a las personas nacidas en territorio nacional», matizando que «Los nacidos en el territorio del Sahara, cuando éste era posesión española no eran propiamente nacionales españoles, sino sólo súbditos de España que se beneficiaban de la nacionalidad». En consecuencia, no se puede considerar que D. Juan Antonio fuera español de origen por haber nacido en el Sahara Occidental, cuando este territorio era colonia española, por consiguiente, no procede reconocer a D. Tomás el derecho a la nacionalidad española por opción”

Deja un comentario