No cabe hablar de cosa juzgada en tanto que para poder apreciarla, la resolución de divorcio dictada por el Tribunal marroquí deberá haber obtenido el previo reconocimiento de su eficacia en España (AAP Barcelona 1 julio 2020)

El Auto de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 1 de julio de 2020 estima un recurso de apelación contra una resolución que estimó la excepción de cosa juzgada y el archivo de un procedimiento de Divorcio que se había incoado tras la demanda presentada por la Sra. Purificacion al haber recaído Sentencia de Divorcio de fecha 4 de octubre de 2018 dictada por el Tribunal de Apelación de Tanger (Marruecos). La resolución de instancia se basó en lo dispuesto en el art. 222.1 de la LEC según el cual «1. La cosa juzgada de las sentencias firmes, sean estimatorias o desestimatorias, excluirá, conforme a la ley, un ulterior proceso cuyo objeto sea idéntico al del proceso en que aquélla se produjo», precepto que pone en relación con el art. 39 de la Ley 29/2015 de 30 de julio de cooperación jurídica internacional en materia civil. La Audiencia justifica la estimación del recurso del siguiente modo:

«(…) Ocurre sin embargo que lo que indica el art. 39 de la citada Ley 29/2015 es que cuando exista un proceso pendiente con idéntico objeto y causa de pedir, entre las mismas partes, ante los órganos jurisdiccionales de un Estado extranjero en el momento en que se interpone una demanda ante un órgano jurisdiccional español, el órgano jurisdiccional español podrá suspender el procedimiento, a instancia de parte y previo informe del Ministerio Fiscal, siempre que se cumplan los siguientes requisitos: a) Que la competencia del órgano jurisdiccional extranjero obedezca a una conexión razonable con el litigio. Se presumirá la existencia de una conexión razonable cuando el órgano jurisdiccional extranjero hubiere basado su competencia judicial internacional en criterios equivalentes a los previstos en la legislación española para ese caso concreto. b) Que sea previsible que el órgano jurisdiccional extranjero dicte una resolución susceptible de ser reconocida en España. c) Y que el órgano jurisdiccional español considere necesaria la suspensión del procedimiento en aras de la buena administración de justicia. No estamos ante ninguno de estos supuestos, ni cabe hablar de cosa juzgada en tanto que para poder apreciarla, la resolución dictada por el Tribunal marroquí deberá haber obtenido el previo reconocimiento de su eficacia en España, lo que no consta en autos que haya ocurrido. Para que la resolución a que nos referimos pudiera tener eficacia de cosa juzgada , conforme se establece en el art. 23.3 del Convenio de Cooperación judicial en material civil, mercantil y administrativa entre España y Marruecos, suscrito el 30 de mayo de 1997 (BOE 25/06/1997) debería haber sido reconocida en España conforme a lo que dispone el art. 44 de la Ley 29/15, de 30 de junio de Cooperación Jurídica Internacional en Materia Civil . Conforme ha reiterado esta Sala en numerosas ocasiones, entre otras reciente Auto 71/2019, de 15 de febrero, reiterando lo manifestado por el Tribunal Supremo la sentencia de divorcio pronunciada por un Tribunal extranjero no puede servir de fundamento a la excepción de cosa juzgada sin haber obtenido el exequátur, requisito imprescindible de conformidad con el Título III del Convenio Bilateral de Cooperación Judicial, en materia civil, mercantil y administrativa entre el Reino de España y el Reino de Marruecos de 30-5-97 ,el cual no se ha solicitado, por lo cual la sentencia de divorcio dictada por el Tribunal de Apelación de Tanger no tiene carácter de cosa juzgada material. En el mismo sentido, Auto de la Sección 12º de esta APB, 476/2018, de 12 de noviembre. El citado Convenio dispone en su art. 30 en relación al art. 46.1.a) de la Ley 29/2015, de 30 de julio , que el tribunal competente para examinar la eficacia de la resolución extranjera debe comprobar que en la misma no hay nada contrario al orden público aplicable en el Estado en que se solicita la ejecución, o a los principios de derecho aplicables en dicho Estado , lo que deberá hacerse por medio del procedimiento previsto en los arts. 52 ss Ley 29/2015 . la sentencia de divorcio marroquí no podría ser ejecutada en España ya que según dispone el artículo 523 LEC para que las sentencia y demás títulos ejecutivos extranjeros tengan fuerza ejecutiva en España se estará a lo dispuesto en los Tratados Internacionales y a las disposiciones legales sobre cooperación jurídica internacional»

Deja un comentario