El interés del menor aconseja que no se autorice el retorno a Argentina, visto que el mismo se encuentra perfectamente integrado en Valencia (SAP Valencia 10ª 29 junio 2020)

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, Sección Décima, de 29 de junio de 2020 revoca la decisión dictada en los autos de Sustracción Internacional de Menores nº 1230/2019 por el Juzgado de Primera Instancia Nº 24 de Valencia, acordando en su lugar la desestimación de la demanda de restitución del menor Enrique Perisutti formulada por la Abogacía del Estado. Entre otras consideraciones, la Audiencia afirma que:

«(…) El art. 12 del Convenio de la Haya de 1980 establece que ‘Cuando un menor haya sido trasladado o retenido ilícitamente en el sentido previsto en el artículo 3 y, en la fecha de la iniciación del procedimiento ante la autoridad judicial o administrativa del Estado contratante donde se halle el menor, hubiera transcurrido un periodo inferior a un año desde el momento en que se produjo el traslado o retención ilícitos, la autoridad competente ordenará la restitución inmediata del menor. La autoridad judicial o administrativa, aún en el caso de que se hubieren iniciado los procedimientos después de la expiración del plazo de un año a que se hace referencia en el párrafo precedente, ordenará asimismo la restitución del menor salvo que quede demostrado que el menor ha quedado integrado en su nuevo ambiente’. Esta última previsión establecida en el art. 12 del Reglamento permite denegar la restitución en aquellos casos en que se aprecie, por el tiempo transcurrido entre la salida del menor de su país de origen y la iniciación del procedimiento, un plazo superior a un año, y una perfecta integración del menor en su nuevo domicilio. Esta circunstancia no fue debatida en primera instancia, pero resultaba imprescindible para adoptar la correspondiente decisión, visto que la salida del menor se produjo en agosto de 2018, que la solicitud del progenitor no se presentó hasta junio del año siguiente (sin que consten claramente las razones para tal retraso, pues tuvo conocimiento de la nueva situación y contacto con el menor durante ese tiempo), y el procedimiento judicial no se inició hasta noviembre de 2019, transcurrido con creces el indicado plazo de un año. En esta situación, resultaba necesario valorar la posible integración del menor antes de pronunciarse sobre su retorno, puesto que cuando, como ocurre en este caso, la decisión afecta a un menor el criterio que ha de presidirla es el interés prevalente del menor que, con carácter general, proclama la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño de 20 de noviembre de 1989, al disponer que ‘en todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño’ (art. 3.1º). Este principio está consagrado en nuestra propia legislación en diversos preceptos del Código Civil ( arts. 92, 93, 95, 103.1, 154, 158 y 170), Ley Orgánica 1/1996 de Protección Jurídica del Menor y en cuantas normas y disposiciones regulan cuestiones matrimoniales, paterno, filiales o tutelares, constituyendo principio básico y orientador de la actuación judicial. Y, se corresponde con la proclamación en el art. 39.2º de la Constitución de la protección integral de los hijos. A la vista del informe emitido por el Gabinete psicosocial adscrito a los Juzgados de Familia de Valencia, esta Sala considera que el interés del menor aconseja que no se autorice el retorno a Argentina, visto que el mismo se encuentra perfectamente integrado en Valencia, contando con amigos tanto en esta ciudad como en DIRECCION001 , donde residió inicialmente. Su rendimiento escolar es adecuado, y tiene buena relación con sus tíos y sus primos, que viven cerca de casa y con los que juega. En cambio, sus recuerdos de Argentina son escasos, hasta el punto de no recordar la razón por la que vino a España, si bien expuso que echaba más de menos a los abuelos paternos que a su padre, con el que ha estado en contacto por video llamada. Y explicó que si su padre le hubiera preguntado, le hubiera dicho que querría quedarse siempre en Valencia. Dicho informe concluyó indicando que el menor cuenta aquí con una red familiar que le ha ayudado a configurar un sentido de permanencia, habiendo su madre compaginado su vida laboral con el cuidado del menor. Se dejó constancia que la adaptación social/escolar había sido positiva, con buenas notas en el colegio, encontrándose integrado en el entorno. En esta situación, sin entrar obviamente a valorar las posibles habilidades del padre o su disponibilidad para el cuidado del menor, las cuales constituyen motivos que pudieran resultar de trascendencia para decidir sobre un derecho de custodia, pero no para valorar la integración del menor y para pronunciarse sobre el retorno del mismo, habida cuenta que en poco más de un mes se cumplirán dos años de la fecha en que el menor abandonó Argentina, y que el mismo se encuentra perfectamente integrado en Valencia, considera esta Sala que, atendiendo a su interés y bienestar, procede denegar su restitución, lo cual conlleva la estimación del recurso formulado por Dª. Rebeca

Menores SAP Valencia 10ª 29 junio 2020

Deja un comentario