Es la ley residencia habitual, la compilación Derecho civil balear, la que limita la posibilidad de aceptar la donación con pacto de definición a los descendientes, legitimarios y emancipados (AAP Palma de Mallorca 31 octubre 2019)

finca 1

El Auto de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, Sección Cuarta, de 31 de octubre de 2019 confirma una decisión de instancia que deniego una autorización para aceptar en nombre de la hija menor Ariadna la a donación de una participación indivisa en nuda propiedad de dos bienes inmuebles sito en Mallorca, con pacto sucesorio de definición. La solicitud estaba fundada en el y en que tanto la madre como la hija son de nacionalidad alemana aunque residen en Mallorca desde hacía dos años. De acuerdo con la Audiencia:

«(…) La definición o definittio, regulada en (los) arts. 50 y 51 Compilación Balear, es una renuncia pura y simple a su legítima o a todos los derechos sucesorios que le corresponden en la sucesión mortis causa de un ascendiente hecha por un descendiente, que tiene la condición de legitimario en contemplación, a una atribución patrimonial recibida en el momento de la renuncia o con anterioridad a ella. El ascendiente o futuro causante ha de tener vecindad local mallorquina o menorquina y capacidad y poder de disposición para realizar la atribución patrimonial a favor del definido. El descendiente o renunciante: En la medida que la renuncia se refiere a la sucesión de ascendiente y es la ley personal de éste la que rige la sucesión y por tanto la posibilidad o no renunciar a derechos sucesorios futuros, entiende la mejor doctrina que no es necesario que el renunciante tenga vecindad local mallorquina o menorquina (…)».

«(…) El Reglamento (UE) 650/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 julio 2012 relativo a la competencia, la ley aplicable, el reconocimiento y la ejecución de las resoluciones, a la aceptación y la ejecución de los documentos públicos en materia de sucesiones mortis causa y a la creación de un certificado sucesorio europeo constituye la norma central del Derecho europeo en la regulación de esta materia. El carácter erga omnes del Reglamento 650/2012 y la primacía del Derecho de la UE sobre el Derecho interno de los Estados miembros comportan tres consecuencias relevantes, bien concretadas Rodríguez Benot. (a) En relación con la competencia judicial internacional, las autoridades judiciales españolas deben aplicar el Reglamento 650/2012 a los supuestos de sucesión mortis causa que se les susciten y no el art. 22 LOPJ, que queda completamente desactivado para determinar la competencia judicial internacional de los tribunales españoles en el sector sucesorio (A. Bonomi). (b) En relación con la Ley aplicable a la sucesión mortis causa, las autoridades españolas, judiciales y extrajudiciales, aplicarán las normas de conflicto contenidas en el Reglamento 650/2012 y no el art. 9.8º Cc. (c) En lo que respecta al reconocimiento y ejecución en España de resoluciones y documentos públicos expedidos en otros Estados miembros participantes en el Reglamento 650/2012 que versan sobre cuestiones sucesorias, debe aplicarse lo dispuesto en dicho Reglamento y no por lo establecido en las normas españolas  de producción interna (art. 954 LEC 1881) ni por lo establecido en los convenios internacionales firmados por España. El Reglamento constituye como dice el catedrático de Derecho internacional privado de la universidad de Murcia, don Javier Carrascosas González: ‘…un producto normativo de Derecho internacional privado por lo que: Primero El Reglamento no unifica los Derechos sustantivos de los Estados miembros participantes que regulan la sucesión mortis causa. Cada Estado miembro conserva, naturalmente, su Derecho sustantivo en esta materia. En tal sentido (…) el Reglamento 650/201 constituye como dice el catedrático de derecho internacional un compendio de derecho internacional privado 2 tiene en cuenta «los sistemas judiciales de los Estados miembros, incluido el orden público, y las tradiciones nacionales en este ámbito». Segunda (‘…’). Ahora bien, en lo relativo a la regulación del fondo de las sucesiones mortis causa internacionales, el Reglamento no emplea normas materiales o sustantivas, esto es, no utiliza ‘normas materiales especiales de DIPr’. El Reglamento sólo recoge ‘normas de conflicto’ perfectamente multilaterales. Tales normas designan la Ley estatal aplicable a las sucesiones mortis causa internacionales. En consecuencia, visto que la ley aplicable, conforme al citado reglamento, arts. 21, 25 y 36, es la ley residencia habitual, y que la compilación de Derecho civil balear limita la posibilidad de aceptar la donación con pacto de definición a los descendientes, legitimarios y emancipados. Es decir, para que pueda ser autorizada la donación con definición o renuncia es precisa que concurra causa justificada de utilidad o necesidad, y la concurrencia de dicha causa debe ser además de alegada, acreditada por el solicitante, pero además se precisa como requisito previo que el donatario que realiza la aceptación con definición sea descendiente, legitimario y emancipado y dicho requisito no se cumple toda vez que la hija de la apelante para quien se solicita la autorización judicial es aún menor de edad, sin haber alcanzado la edad de emancipación, en cuanto nacida el … 2013, ni se encuentra en ninguno de los supuestos del articulo 314 cc, no procede otorgar la autorización judicial interesada por lo que debemos confirmar el fallo de la resolución recurrida, siendo así que, además, y en modo alguno se justifica por la madre apelante la necesidad o utilidad para su hija de la operación pretendida por los razonamientos contenidas en la presente resolución (…)».

Deja un comentario