Procede el nombramiento de árbitro, pues no cabe duda acerca de la naturaleza arbitral de la pretensión que yace en el fondo del asunto (STSJ Madrid CP 1ª 18 noviembre 2020)

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de madrid, Sala de lo Civil y Penal, Sección Primera, de 18 de noviembre de 2020, procede a la designación de árbitro razonando del siguiente modo:

«(…) De conformidad con lo dispuesto en el art. 15.2.a) LA, ante la falta de acuerdo de las partes concernidas por un convenio arbitral, en el arbitraje con un solo árbitro, éste será nombrado por el Tribunal competente a petición de cualquiera de aquellas. El art. 15 de la vigente Ley de Arbitraje dispone en su apartado 3 que, si no resultare posible designar árbitros a través del procedimiento acordado por las partes, cualquiera de ellas podrá solicitar al Tribunal competente el nombramiento de los árbitros o, en su caso, la adopción de las medidas necesarias para ello. Asimismo, el apartado 5 de este artículo establece que el Tribunal únicamente podrá rechazar la petición formulada cuando aprecie que, de los documentos aportados, no resulta la existencia de un convenio arbitral. En este sentido, en la Exposición de Motivos de la Ley de Arbitraje se especifica el alcance de dicha previsión legal del siguiente modo: «… debe destacarse que el juez no está llamado en este procedimiento a realizar, ni de oficio ni a instancia de parte, un control de validez del convenio arbitral o una verificación de la arbitrabilidad de la controversia, lo que, de permitirse, ralentizaría indebidamente la designación y vaciaría de contenido la regla de que son los árbitros los llamados a pronunciarse, en primer término, sobre su propia competencia. Por ello el juez solo debe desestimar la petición de nombramiento de árbitros en el caso excepcional de inexistencia de convenio arbitral, esto es, cuando prima facie pueda estimar que realmente no existe un convenio arbitral; pero el juez no está llamado en este procedimiento a realizar un control de los requisitos de validez del convenio»(apartado IV, segundo párrafo, in fine). Expuestas las anteriores consideraciones legales que atribuyen a esta Sala únicamente la competencia para el nombramiento de árbitros cuando no pudiera realizarse por acuerdo de las partes, debemos limitarnos a comprobar, mediante el examen de la documentación aportada junto con la demanda, la existencia o no del convenio arbitral pactado entre las partes y, en su caso, que se ha realizado el requerimiento a la parte contraria para la designación de árbitros, la negativa a realizar tal designación por la parte requerida y el transcurso del plazo pactado o legalmente establecido para la designación (…). De conformidad con el art. 21.1º LEC, aplicable al procedimiento en el que nos encontramos, dada la remisión del art. 15.4º LA a los trámites del juicio verbal y por tanto a las normas de general aplicación de la LEC, » Cuando el demandado se allane a todas las pretensiones del actor, el tribunal dictará sentencia condenatoria de acuerdo con lo solicitado por éste, pero si el allanamiento se hiciera en fraude de ley o supusiera renuncia contra el interés general o perjuicio de tercero, se dictará auto rechazándolo y seguirá el proceso adelante.» Sobre este marco podemos añadir cuanto se refiere a la verificación de los requisitos exigibles para culminar el procedimiento con el pronunciamiento al que se aquieta la demandada. No cabe duda acerca de la naturaleza arbitral de la pretensión que yace en el fondo del asunto (la delimitación del ámbito de cobertura del seguro suscrito por la hoy demandante con la entidad aseguradora hoy demandada). La propia parte demandada así vino a reconocerlo, y por otra parte, también resulta acreditada la falta de acuerdo entre las partes en un primer momento, por el deseo de la demandada de que fuera un tribunal arbitral y por un procedimiento ad hoc pactado, frente a la pretensión de la actora de que se tratara de un solo arbitro y con sometimiento a arbitraje institucional (…). En virtud de todo lo anterior, y siguiendo las pautas establecidas para el procedimiento de designación de árbitro en el art. 15.6º LA, procede disponer el nombramiento de un árbitro para la resolución de la controversia suscitada entre las partes».

Deja un comentario