Denegación del execuátur de un laudo extranjero, pues ni el laudo ni su adendum han sido debidamente apostillados por el demandante en el plazo para subsanar el defecto procesal (ATSJ Madrid CP 1ª 18 noviembre 2020)

El Auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Civil y Penal, Sección Primera, de 18 de noviembre de 2020 (ponente: David Suarez Leoz), inadmite una solicitud de execuátur de un laudo extranjero por por defecto formal en la presentación de la misma. Entre otras consideraciones jurídicas afirma que:

‘(…)- El examen de la petición deducida ante esta Sala por la parte demandante, requiere comprobar si resultan o no cumplidos los requisitos formales que exige el artículo IV del Convenio de Nueva York, de 10 de junio de 1958, sobre reconocimiento y ejecución de sentencias arbitrales -aplicable por expresa referencia del art. 46.2 de la LA- que dispone que: ‘1. Para obtener el reconocimiento y la ejecución previstos en el artículo anterior, la parte que pida el reconocimiento y la ejecución deberá presentar, junto con la demanda : a) El original debidamente autenticado de la sentencia o una copia de ese original que reúna las condiciones requeridas pare su autenticidad. b) El original del acuerdo a que se refiere el artículo II, o una copia que reúna las condiciones requeridas para su autenticidad. 2. Si esa sentencia o ese acuerdo no estuvieran en un idioma oficial del país en que se invoca la sentencia, la parte que pida el reconocimiento y la ejecución de esta última deberá presentar una traducción a ese idioma de dichos documentos. La traducción deberá ser certificada por un traductor oficial o un traductor jurado, o por un agente diplomático o consular.’ También la LCJI, 29/2015, de 30 de julio, en su art. 54.4º a), exige que, en el proceso de exequátur, que a la demanda se acompañe el original o copia auténtica de la resolución extranjera, debidamente legalizados o apostillados. En el presente caso, no se han cumplido los citados requisitos, como cabe comprobar en las actuaciones, ya que ni el laudo, ni su adendum, han sido presentados debidamente apostillados por el demandante, en el plazo legalmente concedido para subsanar tal defecto procesal. Procede, en consecuencia, desestimar la demanda de exequatur formulada por la mercantil actora”.

Deja un comentario