Procede el despacho de ejecución de un laudo arbitral por quedar acreditado que la ejecutada fue notificada mediante correo electrónico (AAP Madrid 12ª 18 junio 2020)

El Auto de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección Decimosegunda, de 18 de junio de 2020 desestima un recurso de apelación contra el despacho de ejecución de un laudo arbitral, con el siguiente razonamiento:
«(…) Alega la recurrente, que no puede entenderse que por el mero hecho de haber enviado la notificación del laudo por correo electrónico y no haber sido devuelto el correo, se pueda considerar que es susceptible de apertura, ya que no es posible verificar dónde ha llegado dicho correo, si a la bandeja de spam, papelera o bandeja de ‘unwanted’. Entiende que no puede considerarse cumplido el requisito mínimo de seguridad jurídica que la firmeza de una resolución requiere. El recurso debe ser desestimado (…) Se desprende de las actuaciones que obran ante esta Sala que a la hoy recurrente se le notifica del laudo mediante correo electrónico que se envía el 14 de diciembre de 2018, se recibe por la hoy recurrente ese mismo día y el 25 de diciembre de 2018 se tiene por notificado por falta de acceso (documento 1 y 2 de la oposición). En el contrato de arrendamiento, en su cláusula decimosegunda, las partes se someten de mutuo acuerdo al Consejo Arbitral para el alquiler de la Comunidad de Madrid, designando como domicilio del arrendatario para oír notificaciones la dirección de correo…, siendo ésta la dirección a la que se dirige la comunicación anteriormente reseñada. Como indica la resolución recurrida, con arreglo a lo dispuesto en el art. 5 LA, salvo acuerdo en contrario, será válida la comunicación realizada por télex, fax u otro medio de telecomunicación electrónico, telemático o de otra clase semejante que permitan acreditar su remisión y recepción. En el presente supuesto, la comunicación por medio de correo electrónico está expresamente pactada. Como igualmente señala la resolución recurrida, con arreglo a lo dispuesto en el art. 162.2º LEC, cuando conste debidamente remitido el acto de comunicación por medios técnicos, si transcurren tres días sin que el destinatario acceda a su contenido, se entenderá que la comunicación se ha efectuado, produciendo plenamente sus efectos. El citado art. 162.2º, en su párrafo segundo, señala que se exceptúan aquellos supuestos en los que el destinatario justifique la falta de acceso al sistema de comunicaciones durante ese periodo. Si dicha falta de acceso se debe a causas técnicas, el acto de comunicación se practicará mediante entrega de copia de la resolución. De la documentación reseñada se desprende que el documento se envió y recibió por la hoy recurrente, si bien, transcurridos 10 días, la misma no lo había consultado, por lo que con arreglo al referido precepto debe entenderse que la notificación se produjo, produciendo la misma plenos efectos legales. No consta que la recurrente no haya tenido acceso al correo electrónico durante el tiempo que media entre la recepción y el día en que se da por recibido por falta de consulta, ni tampoco consta que haya existido fallo del sistema o recepción del correo como spam, correo no deseado u otra causa similar que haya impedido su correcta recepción a la recurrente, hecho cuya carga probatoria corresponde a la ejecutada, ya que, aparte de que el párrafo segundo del art. 162.2º LEC impone expresamente tal carga probatoria al destinatario, cabe añadir que corresponde al demandado alegar las causas impeditivas de la pretensión que se formula (artículo 217.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil), y por ello acreditar los motivos de oposición. En todo caso, para el actor es extremadamente difícil determinar que ha existido un fallo en el sistema o que el correo se ha recibido como correo no deseado u otra causa similar, mientras que por el contrario, la ejecutada tiene fácil y directo acceso a los medios de prueba que han de llevarle a acreditar tales circunstancias, aportando simplemente la correspondiente impresión gráfica del correo durante el periodo reseñado que acredite el fallo técnico o la recepción como correo no deseado otra causa de las legalmente establecidas (art. 217.7º LEC)».

Deja un comentario