Reconocimiento y ejecución de una sentencia paraguaya sobre cesión de derechos del padre a favor de la madre, con control judicial, a modo de delegación de potestad parental (AAP Barcelona 6 marzo 2020)

El Auto de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoctava, de 6 de marzo de 2020  estima un recurso de apelación y ordena la admisión a trámite de la demanda de reconocimiento y ejecución de una sentencia dictada por Juzgado de Niñez y Adolescencia de Caaguazú Paraguay sobre custodia de menores. De acuerdo con la Audiencia:

«(…)  La Sentencia del Juzgado de Niñez y Adolescencia de Caaguazú de 12 de agosto de 2016, de régimen de convivencia para residir en el extranjero, promovido por el padre y a favor de la esposa y los hijos, residentes en España, viene a resolver sobre autorización paternal de tenencia y custodia de los menores y otorga la convivencia de los niños con su madre, en nuestro país, ejerciendo ésta la patria potestad individual y autorizándole para suscribir los documentos que se requieran para inscribir a los hijos en centros educativos, seguros sociales, médicos, realizar viajes y solicitar la residencia permanente. Más que una sentencia de mutuo acuerdo, recoge una cesión de derechos del padre a favor de la madre, con control judicial, a modo de delegación de potestad parental. El art. 54.4º c) LCJI exige que, con la demanda, se acompañe cualquier otro documento acreditativo de la firmeza y fuerza ejecutiva en su caso de la resolución extranjera en el Estado de origen, pudiendo constar este extremo en la propia resolución o desprenderse así de la ley aplicada por el tribunal de origen. La sentencia cuyo reconocimiento y ejecutoriedad se reclama tiene por objeto una ‘solicitud de Régimen de Convivencia para Residir en el Extranjero’, a favor de los hijos de la aquí actora y del padre de los menores. Se trata, según se deduce, de una formalización judicial de permiso, por parte del padre, semejante a una escritura pública notarial o a un acto de jurisdicción voluntaria ( art. 41.2º LCJI), resuelta al amparo de la Ley Nº 1680 / Código de la Niñez y la Adolescencia cuyo art. 100 regula la autorización para viajar al exterior, al establecer que `'[e]n el caso de que el niño o adolescente viaje al exterior con uno de los padres, se requerirá la autorización expresa del otro’. Hay que entender, por tanto, que se desprende de la propia ley aplicada por el tribunal de Paraguay que la resolución judicial es firme, por su propia naturaleza».

Deja un comentario