Revocación de una sentencia de instancia que desestimó la efectividad y el cumplimiento de un laudo arbitral por apreciar la excepción de cosa juzgada (SAP Madrid 19 febrero 2020)

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección Decimonovena, de 19 de febrero de 2020 estima un recurso de apelación contra una sentencia del Juzgado que desestimó  una sentencia, para la efectividad y cumplimiento de lo determinado en laudo dictado el 12 de noviembre de 2001, aclarado el 28 de noviembre de 2001, por apreciar la excepción de cosa juzgada. De acuerdo con la Audiencia:

«Partiendo de que los hermanos litigantes pactaron someter sus diferencias a un convenio arbitral y de que, en virtud de ello, se dictó el laudo de 12 de noviembre de 2001 que, conforme a lo que disponía el art. 37 de la Ley 36/98 vigente a la fecha del arbitraje, ‘produce efectos idénticos a la cosa juzgada’, la demanda rectora de las actuaciones debe ser parcialmente estimada. En primer lugar, porque si resulta del laudo, en los extremos antes transcritos, que el objeto del arbitraje es, como dice el recurrente, que los demandados transmitan a los actores todas las acciones de las que ellos son titulares directos o indirectos de las sociedades C., S.A. I. S.A., mientras que los demandantes habrán de trasmitirles a ellos las de las sociedades U., S.A., U., S.A., D., S.A. e I., S.A., de manera que ningún grupo de hermanos pueda en lo sucesivo interferir directa o indirectamente en las sociedades del otro grupo de hermanos, los impedimentos que se alegaban por los demandados para dar cumplimiento a lo que ellos mismos se avinieron a reconocer, no puede ser obstáculo para vetar la recíproca obligación. En segundo lugar, porque despejadas las razones que impidieron, entre otras, la ejecución del laudo instado en su momento (partición de la herencia de la madre) y especificadas las concretas participaciones que cada uno de los hermanos ostentan en las distintas sociedades, confrontadas con los respectivos documentos societarios y no expresamente negadas, tampoco se advierte obstáculo para no dar cumplimiento a lo convenido por más que las participaciones estén en manos de terceros ajenos al laudo, extremo que, expresamente, ya era conocido y así se recogió en el documento al que se quiere dar efectividad. En tercer lugar, en relación con lo anterior y con el concreto pedimento de que se condene a D. Ramón a adquirir, para su transmisión a los demandantes, las acciones de I., S.A., porque también el laudo expresamente concreta la obligación del codemandado de transmitir las citadas participaciones, estableciendo la obligación de adquirirlas, por lo que cualquier impedimento que pueda obstaculizar el cumplimiento del laudo debe traducirse, necesariamente, y teniendo en cuenta que son 75.000 las acciones y el valor contable de las mismas ha quedado fijado en demanda, – incluso, por debajo del valor pericial que se recogido en el dictamen aportado por los demandados-, en el equivalente al pago de su valor (1.149.000 €), sin que, y por ello se ha anunciado una estimación parcial, sea procedente, para el supuesto de que dichas participaciones, en poder de terceros, no puedan ser adquiridas y, consiguientemente, ser transmitidas a los demandantes, condenar al citado demandado a indemnizar en otro tanto de la misma cantidad, cuando tal circunstancia es ajena a su voluntad y ya se le impone la obligación de su abono. Por lo expuesto, habida cuenta que también conforme a lo que se concreta en el laudo, no procede establecer un precio para la transmisión (lo cual excluye la alegación del enriquecimiento injusto que se contiene en la contestación a la demanda) ni ‘ninguna otra transmisión ni compensación’, y que las dudas que plantean los demandados en orden al cumplimiento por partes de los actores de sus obligaciones no es argumento para una oposición (si acaso hubiere debido plantearse por la vía de la reconvención), la demanda debe ser parcialmente estimada con la consecuente revocación de la sentencia apelada».

Deja un comentario