Concurrencia los requisitos legales para poder optar por la nacionalidad española el momento de la solicitud (SAP Madrid 5 junio 2018)

1282595

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección Vigesimoprimera, de 5 de junio de 2018, realiza unas importantes consideraciones en torno a la recuperación de la nacionalidad que se reproducen a continuación: “La nacionalidad española puede obtenerse de un modo originario y automático (atribución de la nacionalidad) o bien de un modo sobrevenido o derivativo (cambio de la nacionalidad). Ente los modos originarios, se encuentra la adquisición por ius sanguinis y por ius soli, recogidos en el art. 17 Cc, y, entre los modos derivativos, la opción de nacionalidad y la naturalización bien por carta de naturaleza o por residencia. La adquisición de la nacionalidad por opción aparece regulado, con carácter general, en el art. 20 (cuya letra c del apartado 1 se remite a los arts. 17 y 19 ) y 23 (cuya letra b se remite al art. 24) del Código Civil . Pero, a la misma, también se refiere, de manera especial, y con carácter transitorio, el apartado 1 de la disposición adicional séptima de la Ley 52/2007 de 26 de diciembre por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura (con la particularidad de adquirir la nacionalidad española de origen). Y es precisamente en esta norma en la que se basan don Leonardo y doña Constanza parar adquirir la nacionalidad española. Concurren todos los requisitos de naturaleza sustantiva exigida por el precepto legal. En primer lugar, cumplen con el requisito de que “su madre hubiese sido originariamente española”, pues su madre doña Felicidad nació en el extranjero de padre español, luego era originariamente española. En segundo lugar, la solicitud de opción se tiene que presentar dentro del plazo fijado legalmente (dos años desde el 27 de diciembre de 2008 mas uno mas de prorroga) y así sucede en el presente caso ya que las solicitudes fueron presentadas antes del día 27 de diciembre de 2011, pues en concreto fueron presentadas el día 15 de diciembre de 2011. En la Instrucción de la Dirección General de los Registros y el Notariado de 4 de noviembre de 2008 que fue publicada en el Boletín Oficial del Estado de 26 de noviembre de 2008 (relativa al derecho de opción a la nacionalidad española establecido en la disposición adicional séptima de la Ley 52/2007 ) se añadió un requisito formal (en el criterio V, Reglas de procedimiento, apartado 2 “documentación que debe aportar los interesadas acompañando a la solicitud”, punto 2.2 “documentación adicional para supuestos del apartado 1 de la disposición adicional séptima”: “Certificación literal de nacimiento del padre o madre originariamente español del solicitante; Esta certificación deberá proceder de un Registro Civil Español ya sea Consular o Municipal”). No cabe duda que, a este requisito formal, no se ha dado cumplimiento . Y, no se ha dado cumplimiento, porque, a la fecha de presentar la solicitud, don Leonardo y doña Constanza no le podían dar cumplimiento  ya que su madre doña Felicidad no fue inscrita en el Registro Civil Consular hasta el año 2013 habiendo sido por orden de la Dirección General de los Registros y el Notariado. Procede analizar las causas por lasque Doña Felicidad no estaba inscrita en el Registro Civil Consular, y, por ende, sus descendientes no pudieron acompañar, a su solicitud de adquisición de la nacionalidad española, su certificado de nacimiento. Pues bien, lo que no cabe duda es que debería de haber sido inscrita en el Registro Civil Consular ya que reunía los requisitos para su inscripción pues era española de origen. Tampoco cabe duda que su padre don Felipe debió acudir al Consulado para la inscripción de su hija, ya que aparece inscrita en uno de los libros del Consulado, en concreto en el libro de Matricula. Parece evidente que nos encontramos ante un error del Consulado Español pues no es lógico pensar que, de no haber acudido don Felipe al Consulado Español para inscribir a su hija, ésta aparezca inscrita en el libro de matrícula del Consulado y tampoco es lógico que fuera don Felipe el que le hubiera indicado el funcionario público del Registro Civil Consular que no la inscribiera en el Registro Civil sino en el libro de Matricula. Y, por lo demás, pensando don Felipe que su hija estaba perfectamente inscrita en el Registro Civil Consular, no tiene mucho sentido lógico que don Felipe o su hija ya mayor se dieran paseos hasta el Consulado Español para comprobar que doña Felicidad se encontraba correctamente inscrita en el Registro Civil Consular Español. Y este entuerto no podía ser resuelto en un brevísimo espacio de tiempo siendo así que los dos hijos de doña Felicidad , acuciados por el plazo legal para la solicitud de nacionalidad, no podían esperar a que se solucionara, de ahí que no les quedó mas remedio que presentar la solicitud sin acompañarla sin el certificado de nacimiento de su madre expedido en el Registro Civil Español Consular. Todas estas circunstancias deben conducir a considerar que en el momento de la solicitud, tanto en don Leonardo como en doña Constanza concurrían los requisitos legales para poder optar por la nacionalidad española. Y, en este sentido, se estima su pretensión”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s