Desestimación de una declinatoria arbitral por tener la demanda su real y verdadero fundamento, o su causa, en una resolución que no incluye cláusula arbitral (AAP Ciudad Real 2ª 2 noviembre 2020)

El Auto de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, Sección Segunda, de 2 de noviembre de 2020 (ponente: Carmen Pilar Catalán Martin de Bernardo) confirma una decisión del Juzgado que desestimó una declinatoria arbitral con los siguientes argumentos:

“(…) Como principio general es de señalar que, la sumisión a arbitraje no puede sostenerse que genere, por sí, perjuicios o indefensión a las partes, al tratarse, el arbitraje, de un sistema legal reconocido y regulado en derecho, que no puede presumirse genere desequilibrio entre las partes, siendo que desde la óptica constitucional, no hay ningún problema en admitir la cláusula arbitral. El poder de disposición de las partes para la exclusión de los órganos jurisdiccionales del Estado en las materias de derecho disponibles es total: la STC 136/2010 trata la relación de esa facultad con el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, diciendo que el convenio arbitral es apto para expresar ‘la voluntad de las partes de someter a arbitraje todas o algunas de las controversias que hayan surgido o puedan surgir respecto de una determinada relación, contractual o no contractual’. Quiere ello decir que las partes están legitimadas para incorporar las cláusulas de sumisión que estimen oportunas, incluida la sumisión a arbitraje conforme al art. 11 LA/2003”

“(…) En la Declinatoria formulada en su día por la Cooperativa, lo fue con fundamento en la Disposición Final de los Estatutos, la cual contiene efectivamente una clausula de sumisión al arbitraje para solucionar las controversias que pudieran surgir en la Cooperativa, y entre los socios y la Cooperativa, y la problemática aquí suscitada, se plantea por el hecho alegado por el demandante, de que el acuerdo que solicita sea anulado, es el adoptado por la Asamblea General de fecha 23 de agosto del año 2017, o subsidiariamente el acuerdo de fecha 8 de mayo del mismo año, acuerdos adoptados cuando a dicho demandante, ya se le había concedido la baja voluntaria, la cual según consta documentalmente acreditado, le fue concedida en resolución de fecha 10 de junio del año 2016, resolución esta, y ello, es de suma importancia, en la que a su vez se calificó dicha baja voluntaria como “injustificada”. La demanda presentada, la cual tiene como fondo de la misma, la liquidación realizada por el Consejo Rector al demandante, con fecha 8 de mayo del año 2017 (acuerdo que se solicita sea anulado), es una liquidación realizada por el Consejo Rector de acuerdo con la calificación de baja voluntaria “injustificada”, siendo por ello, cierto que la presente demanda tiene su real y verdadero fundamento, o su causa, en aquella calificación realizada por resolución de fecha 10 de junio del año 2016, y derivada de la cualidad de cooperativista del actor. Con base en lo expuesto, el recurso ha de ser desestimado, confirmándose íntegramente el Auto recurrido”.

Vid. en el mismo sentido Auto de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, Sección Primera, de 5 de noviembre de 2020.

Deja un comentario