Cierre de las negociaciones entre la UE y China para un Acuerdo General sobre Inversiones (AIG) (30 diciembre 2020)

En el presente Acuerdo China se ha comprometido a que los inversores de la UE tengan un mayor nivel de acceso a los mercados que con anterioridad, lo que incluye algunas aperturas de mercado importantes. China también se ha comprometido a garantizar un trato justo a las empresas de la UE para que puedan competir en condiciones más equitativas en China, en particular en lo que respecta a las disciplinas para las empresas estatales, la transparencia de las subvenciones y las normas contra la transferencia forzosa de tecnologías.

Antecedentes

La 21ª Cumbre UE-China tuvo lugar el 9 de abril en Bruselas, proporcionando un foro para el compromiso al más alto nivel y para avanzar en la relación con respecto a las agendas bilaterales y multilaterales. Tras confirmar el apoyo al sistema de comercio multilateral, transparente, no discriminatorio, abierto e inclusivo, basado en normas, con la Organización Mundial de Comercio (OMC) en su núcleo. En este marco, junto a otros instrumentos la UE y China constataron el avance en las negociaciones en curso del Acuerdo de Inversión , una de las principales prioridades para mantener un entorno empresarial abierto, previsible, justo y transparente para los inversores europeos y chinos. Los líderes se comprometieron a lograr un progreso decisivo para concluir las negociaciones en 2020. A este respecto, también establecieron un mecanismo político para gestionar el seguimiento de las negociaciones.

Por primera vez, China también ha aceptado disposiciones ambiciosas sobre el desarrollo sostenible, incluidos compromisos sobre el trabajo forzoso y la ratificación de los convenios fundamentales pertinentes de la OIT. El Acuerdo creará un mejor equilibrio en la relación comercial entre la UE y China. La UE ha estado tradicionalmente mucho más abierta que China a la inversión extranjera. Esto es así en lo que respecta a la inversión extranjera en general. China se compromete ahora a abrirse a la UE en varios sectores clave.

Las normas negociadas en este Acuerdo establecen un alto contenido referencial en cuanto a transparencia, igualdad de condiciones, compromisos de acceso a los mercados y desarrollo sostenible. La labor de la UE sobre las medidas autónomas previstas en ámbitos como las subvenciones o la diligencia debida continuará con carácter prioritario.

La conclusión en principio de las negociaciones es un primer paso en el proceso; las deliberaciones para la adopción y ratificación del acuerdo aún no han tenido lugar y se llevarán a cabo con plena transparencia. En la sesión, , los dirigentes también abordaron el cambio climático, la pandemia de Covid-19, Hong Kong y los derechos humanos. Hicieron un balance del programa general de la UE y China, registrando importantes progresos en varias cuestiones fundamentales, al tiempo que sirvieron para subrayar las continuas expectativas y preocupaciones de la UE en otras esferas. La UE también planteó las negociaciones sobre el Programa Estratégico de Cooperación para 2025 y propuso que los negociadores de ambas partes reanudaran su labor ahora que se han logrado importantes avances en las negociaciones del CAI. La parte de la UE recordó su invitación al Presidente Xi a participar en una reunión de dirigentes de la UE y China con la participación de los Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros de la UE que se celebraría en Bruselas en 2021.

Acuerdo general sobre inversiones entre la Unión Europea y China

  • Apertura ambiciosa y condiciones equitativas para las inversiones europeas

En cuanto al acceso al mercado de las empresas de la UE, China ha asumido importantes compromisos en materia de manufactura, el sector más importante para la inversión de la UE en China. La fabricación representa más de la mitad de la inversión total de la UE, incluido el 28% para el sector de la automoción y el 22% para los materiales básicos. Esto incluye la producción de automóviles eléctricos, productos químicos, equipos de telecomunicaciones y equipos sanitarios, entre otros.

China también está asumiendo compromisos de inversión de la UE en diversos sectores de servicios, como los servicios en la nube, los servicios financieros, la atención sanitaria privada, los servicios ambientales, el transporte marítimo internacional y los servicios relacionados con el transporte aéreo.

En los sectores cubiertos, las empresas europeas ganarán certidumbre y previsibilidad para sus operaciones, ya que China ya no podrá prohibir el acceso o introducir nuevas prácticas discriminatorias.

El AIC contribuirá a nivelar las condiciones para los inversores de la UE estableciendo normas muy claras sobre las empresas estatales chinas, la transparencia de las subvenciones y la prohibición de las transferencias de tecnología forzadas y otras prácticas distorsionadoras.

El acuerdo también incluye garantías que facilitarán a las empresas europeas la obtención de autorizaciones y la realización de procedimientos administrativos. También asegura el acceso de las empresas europeas a los organismos de normalización de China.

  • Incorporar la sostenibilidad en las relaciones de inversión

El AIC vinculará a las partes en una relación de inversión basada en valores y sustentada en los principios del desarrollo sostenible. Esta es la primera vez que China acepta disposiciones tan ambiciosas con un socio comercial. Entre otras cosas, China está asumiendo compromisos en las esferas del trabajo y el medio ambiente, como el de no rebajar las normas de protección para atraer inversiones, respetar sus obligaciones internacionales y promover una conducta empresarial responsable por parte de sus empresas. China también ha acordado aplicar efectivamente el Acuerdo de París sobre el cambio climático, así como los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que ha ratificado. China también ha convenido en realizar esfuerzos continuos y sostenidos para ratificar los convenios fundamentales de la OIT sobre el trabajo forzoso.

Los asuntos de desarrollo sostenible estarán sujetos a un sólido mecanismo de aplicación por parte de un grupo independiente de expertos, como en nuestros otros acuerdos comerciales. Esto significa una resolución transparente de los desacuerdos con la participación de la sociedad civil.

  • Aplicación de la ley

El cumplimiento de los compromisos del Acuerdo se supervisará a nivel de Vicepresidente Ejecutivo por parte de la UE y Viceprimer Ministro por parte de China. El mecanismo de solución de controversias entre Estados en que se basa el acuerdo cumple las normas más estrictas de los acuerdos comerciales vigentes de la UE. El Acuerdo también crea un grupo de trabajo específico para seguir la aplicación de las cuestiones relacionadas con el desarrollo sostenible, incluidas las relativas al trabajo y el clima.

  • Continuación de las negociaciones sobre la protección de las inversiones

El paquete de acuerdo alcanzado el 30 de diciembre incluye el compromiso de ambas partes de intentar completar las negociaciones sobre la protección de las inversiones y la solución de controversias en materia de inversiones en un plazo de dos años a partir de la firma del CAI. El objetivo común es trabajar para modernizar las normas de protección y una solución de controversias que tenga en cuenta la labor realizada en el contexto de la CNUDMI sobre un Tribunal Multilateral de Inversiones. El objetivo de la UE sigue siendo modernizar y sustituir los actuales tratados bilaterales de inversión de los Estados miembros con China.

  • Próximos pasos

Ambas partes están trabajando ahora en la finalización del texto del acuerdo, que tendrá que ser revisado legalmente y traducido antes de que pueda ser presentado para su aprobación por el Consejo de la UE y el Parlamento Europeo.

Deja un comentario