El Derecho a una audiencia oral en virtud de la Ley de Arbitraje de Suecia es tecnológicamente neutral y permite audiencias remotas (Sentencia del Tribunal de Apelación de Svea 30 junio 2022)

La Sentencia del Tribunal de Apelación de Svea (Suecia) de 30 de junio de 2022 (caso nº T7158-20) confirmó que el derecho a una audiencia oral en virtud de la Ley de Arbitraje de Suecia (la «SAA») es tecnológicamente neutral y permite audiencias remotas.

El demandado en el arbitraje impugnó el laudo arbitral final y solicitó que el laudo fuera declarado nulo o, en su defecto, anulado, con base en la decisión del tribunal de celebrar una audiencia remota en contra de la voluntad del demandado.

La demandante en el procedimiento de impugnación presentó, entre otras cosas,que el laudo, o la forma en que se dictó, era claramente incompatible con el orden público sueco y, por lo tanto, debía declararse inválido. La demandante argumentó que; a) la negativa del tribunal a realizar una audiencia oral y el procedimiento digital no garantizaba el derecho de las partes a la igualdad de trato; y. b) se había violado el principio de autonomía de las partes ya que la decisión del tribunal de realizar una audiencia a distancia puso al demandante en el arbitraje en una mejor posición que el demandado en el arbitraje. Alternativamente, la demandante alegó que la decisión del tribunal de celebrar una audiencia remota violó su derecho a una audiencia oral y al debido proceso. Se argumentó que esto constituía una irregularidad procesal que probablemente había influido en el resultado del caso, por lo que el laudo debería anularse.

En su razonamiento, el Tribunal de Apelación señaló que la SAA no define el término audiencia oral y que de los trabajos preparatorios se desprende que el artículo pertinente -Sección 24 de la SAA- se basa en el derecho a un juicio justo consagrado en la Código Sueco de Procedimiento Judicial y el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Considerando los antecedentes y el propósito de la Sección 24 de la SAA, el Tribunal de Apelación encontró que la Sección 24 es tecnológicamente neutral y que la disposición no excluye la posibilidad de participación remota en una audiencia. El Tribunal de Apelación llegó a la misma conclusión con respecto al art. 32 del Reglamento de Arbitraje de SCC.

Por lo tanto, el Tribunal de Apelación concluyó que, salvo acuerdo en contrario de las partes, corresponde al mandato de un tribunal arbitral decidir si los participantes en una audiencia participarán de forma remota, independientemente de las objeciones de las partes a dicha participación. El Tribunal de Apelación señaló que los tribunales arbitrales deben determinar si una audiencia con participación remota es adecuada caso por caso, teniendo en cuenta el derecho de las partes a presentar adecuadamente su caso, la imparcialidad, la eficiencia y la celeridad de los procedimientos y que los elementos técnicos deben permitir una adecuada comunicación.  

El Tribunal de Apelación concluyó que el laudo, o la manera en que se dictó, no violó el orden público sueco y que no hubo ninguna irregularidad procesal en el arbitraje ya que las partes habían tenido la oportunidad adecuada de presentar su caso y el procedimiento. se había llevado a cabo de manera imparcial, eficiente y expedita. En consecuencia, el Tribunal de Apelación no encontró motivos para declarar la nulidad del laudo o anular el laudo

Finalmente, el Tribunal de Apelación decidió que su sentencia puede ser impugada ante el Tribunal Supremo de Suecia., aunque para que tal impugnación tenga lugar es necesario el primiso de este último Tribunal.

Deja un comentario Cancelar respuesta