En el momento de proponer la declinatoria arbitral deben acompañarse necesariamente los documentos o principios de prueba en que se funde (AAP Barcelona 11ª 12 noviembre 2020)

El Auto de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección Decimoprimera, de 12 de noviembre de 2020  estimar el recurso de apelación interpuesto contra el auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Cornellà de Llobregat que declaró, en primer lugar, que la declinatoria debía entenderse formulada en relación a la cláusula 19ª del contrato aportado con la demanda y no a la sumisión a arbitraje; y, en segundo lugar, desestimó la declinatoria razonando que la cláusula de sumisión a los Juzgados de Santander no había sido aceptada de un modo voluntario e inequívoco por la actora, y, a mayor abundamiento, que la cláusula de sumisión a arbitraje infringía lo dispuesto en el art. 3 LCA, aceptando, en consecuencia, su competencia para el conocimiento y resolución del asunto. De acuerdo con la Audiencia:

“(…) Con carácter previo a resolver procede destacar que la extensión y límites del orden jurisdiccional civil viene determinado por lo dispuesto en la LOPJ y los Convenios Internacionales (art. 36 LEC). La falta de jurisdicción de los Tribunales civiles solo puede apreciarse de oficio, tan pronto como se advierta, en los supuestos previstos en el art. 38 LEC, en concreto: cuando el asunto pertenezca a otro orden jurisdiccional o sea de competencia internacional. No se incluye, pues, el caso de que el asunto esté sometido a arbitraje, que solo podrá hacerse valer a instancia de parte mediante declinatoria ( art. 39 y art. 63 LEC). Al proponer la parte demandada la declinatoria, debe acompañar necesariamente los documentos o principios de prueba en que se funde (art. 65 LEC), sin que pueda aportar documentos en momento posterior por haber precluido el plazo para ello ( art. 136 LEC), dada la improrrogabilidad de los mismos salvo supuestos de fuerza mayor ( art. 134 lEC). La parte actora aportó con su demanda el contrato que dice suscribió con la demandada el 1 de marzo de 2013, en el cual se pactó la sumisión de cualquier controversia entre las partes a los Juzgados de Santander (cláusula 19ª), sin que exista cláusula alguna relativa a arbitraje. Por otra parte, los únicos documentos aportados por la demandada con la declinatoria fueron resoluciones judiciales dictadas en supuestos semejantes al presente, por lo que el Juez de instancia no pudo valorar ni examinar el contrato que la demandada no aportó sino hasta después de resolverse la declinatoria, en concreto un contrato de fecha 1 de julio de 2013 en el que se incluye un pacto de sumisión a arbitraje (cláusula 20ª). Es cierto que dicho contrato se acompañó con anterioridad a la resolución del recurso de reposición formulado al amparo del art. 66.2º LEC, pero tal circunstancia no permite ni autoriza al Juez, al no concurrir fuerza mayor o impedimento alguno para su aportación en el momento procesal oportuno (al interponer la declinatoria), a valorarlo para resolver y fundamentar el recurso de reposición, pues obligatoriamente debe ceñirse a los documentos acompañados con la declinatoria, entre los que no estaba el contrato que incluye la cláusula de sumisión a arbitraje, so pena de infringir el principio de congruencia y seguridad jurídica que imponen al Juez la resolución conforme a los hechos y documentos aportados dentro de los plazos procesales. Al ser la cláusula de sumisión a arbitraje el único objeto del recurso de apelación, declarada la extemporaneidad del documento en el que el Juez de instancia fundamenta su decisión, debe estimarse el recurso y revocarse la resolución apelada (…).

Deja un comentario