Abuso de posición dominante materializado en prácticas comerciales consideradas contrarias al Derecho de la competencia (STJ GS 24 noviembre 2020)

La Sentencia del Tribunal de Justicia, Gran Sala, de 24 de noviembre de 2020 (as. C‑59/19: Wikingerhof) declara que el art. 7, punto 2, del Reglamento Bruselas I, debe interpretarse en el sentido de que se aplica a una acción entablada para conseguir el cese de determinados actos llevados a cabo en el marco de la relación contractual que vincula al demandante con el demandado y basada en una alegación de abuso de posición dominante cometido por este último infringiendo el Derecho de la competencia.

En marzo de 2009, Wikingerhof celebró con Booking.com un contrato-tipo proporcionado por esta última, en el que se estipula, en particular, lo siguiente: «Condiciones generales de contratación: El hotel declara haber recibido de Booking.com una copia de la versión 0208 de las condiciones generales de contratación […], que se encuentran disponibles en línea en el portal de Booking.com. El hotel confirma haber leído y entendido las referidas condiciones, y que las acepta. Dichas condiciones son parte fundamental del presente contrato […]». Posteriormente, Booking.com modificó varias veces sus condiciones generales, accesibles en el Extranet de dicha sociedad, sistema gracias al cual puede actualizarse la información relativa al hotel y pueden consultarse los datos relativos a las reservas. Wikingerhof se opuso por escrito a la inclusión en el contrato que la vinculaba a Booking.com de una nueva versión de las condiciones generales que esta última sociedad había puesto en conocimiento de sus socios contractuales el 25 de junio de 2015. Consideró que no había tenido otra opción que celebrar dicho contrato, dada la posición de fuerza de que disfruta Booking.com en el mercado de los servicios de intermediarios y de los portales de reservas de alojamiento, aun cuando algunas de las prácticas que lleva a cabo no son equitativas y, por tanto, son contrarias al Derecho de la competencia. Así las cosas Wikingerhof interpuso una demanda ente el Landgericht Kiel (Tribunal Regional de lo Civil y Penal de Kiel, Alemania) con el fin de que se prohibiera a Booking.com colocar junto al precio indicado por aquella, sin su consentimiento, la mención «precio más ventajoso» o «precio reducido» en la plataforma de reservas de alojamiento, privar a Wikingerhof del acceso a los datos de contacto que sus socios contractuales facilitan en dicha plataforma y, por último, supeditar el posicionamiento del hotel regentado por esta, cuando se formulan solicitudes de búsqueda, a la concesión de una comisión superior al 15 %. Por su parte, Booking.com invocó la incompetencia territorial e internacional del Landgericht Kiel (Tribunal Regional de lo Civil y Penal de Kiel), al existir en el contrato celebrado con Wikingerhof un acuerdo atributivo de competencia según el cual los tribunales de Ámsterdam (Países Bajos) son competentes territorialmente para conocer de los litigios que se deriven de dicho contrato.

El Landgericht Kiel (Tribunal Regional de lo Civil y Penal de Kiel) resolvió que no podía conocer de la acción ejercitada por Wikingerhof por falta de competencia territorial e internacional y dicha resolución fue confirmada en apelación mediante sentencia del Oberlandesgericht Schleswig (Tribunal Superior Regional de lo Civil y Penal de Schleswig, Alemania), según la cual no se había establecido en el caso de autos ni la competencia del tribunal del lugar en el que se hubiera cumplido o debiera cumplirse la obligación contractual, en virtud del art. 7, punto 1, del Reglamento (UE) n.º 1215/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2012, relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil, ni la competencia del tribunal del lugar donde se hubiera producido o pudiera producirse el hecho dañoso en materia delictual o cuasidelictual, en virtud del art. 7, punto 2, de dicho Reglamento.

Wikingerhof interpuso recurso de casación contra esta sentencia ante el Bundesgerichtshof (Tribunal Supremo de lo Civil y Penal, Alemania) y dicho órgano jurisdiccional decidió suspender el procedimiento y plantear al Tribunal de Justicia si el art. 7, punto 2, del Reglamento n.º 1215/2012 debe interpretarse en el sentido de que se aplica a una acción entablada para conseguir el cese de determinados actos llevados a cabo en el marco de la relación contractual que vincula al demandante con el demandado y basada en una alegación de abuso de posición dominante cometido por este último infringiendo el Derecho de la competencia.

En la presente Sentencia el Tribunal de Justicia responde a modo previo que el órgano jurisdiccional que conoce del asunto debe vincular a la «materia contractual», en el sentido del art. 7, punto 1, del Reglamento n.º 1215/2012, o a la «materia delictual», en el sentido del art. 7, punto 2, de este Reglamento, una demanda formulada entre partes contratantes en función de la obligación, contractual o delictual o cuasidelictual, que sirva como causa de tal pretensión. De este modo, en opinión del Tribunal de Justicia, una acción estará comprendida en la «materia contractual», en el sentido del art. 7, punto 1, letra a), del Reglamento n.º 1215/2012, si la interpretación del contrato, que une al demandado con el demandante, resulta indispensable para determinar la licitud o, por el contrario, la ilicitud del comportamiento imputado al primero por el segundo. Es lo que sucede en particular en el supuesto de una acción basada en las estipulaciones de un contrato o en nomas jurídicas aplicables en virtud de dicho contrato. En cambio, cuando el demandante invoca, en su demanda, las normas sobre responsabilidad delictual o cuasidelictual, a saber, el incumplimiento de una obligación impuesta por la ley, y no resulta indispensable examinar el contenido del contrato celebrado con el demandado para apreciar el carácter lícito o ilícito del comportamiento reprochado a este último, por tratarse de una obligación que se impone al demandado con independencia de dicho contrato, la causa de la acción estará comprendida en la materia delictual o cuasidelictual, en el sentido del art. 7, punto 2, del Reglamento n.º 1215/2012.

Considera el Tribunal de Justicia que en el presente asunto, Wikingerhof alega, en su demanda, una infracción del Derecho de la competencia alemán, que establece una prohibición general de cometer abuso de posición dominante, independiente de cualquier contrato u otro compromiso voluntario. En concreto, sostiene que no tuvo elección al celebrar el contrato controvertido y que tuvo que soportar los efectos de las modificaciones posteriores de las condiciones generales de Booking.com dada la posición de fuerza de que esta última disfruta en el mercado pertinente no obstante las prácticas no equitativas que lleva a cabo. Así pues, la cuestión jurídica nuclear del litigio principal radica en determinar si Booking.com cometió un abuso de posición dominante, en el sentido del referido Derecho de la competencia. Considera en tal sentido el Tribunal de Justicia que, sin perjuicio de que el órgano jurisdiccional remitente verifique este extremo, la acción entablada por Wikingerhof, al basarse en la obligación legal de no incurrir en abuso de posición dominante, está comprendida en la materia delictual o cuasidelictual a los efectos del art. 7, punto 2, del Reglamento n.º 1215/2012. Esta interpretación es conforme con los objetivos de proximidad y de buena administración de la justicia que se persiguen con ese Reglamento y a los que se hace referencia en su considerando 16 y en el apartado 28 de la presente sentencia. En efecto, el juez competente en virtud del art. 7, punto 2, del Reglamento n.º 1215/2012, a saber, en circunstancias como las del litigio principal, el del mercado afectado por el supuesto comportamiento contrario a la competencia, es el más apto para dirimir la cuestión principal de si puede alegarse fundadamente tal comportamiento, especialmente por lo que se refiere a la obtención y a la evaluación de las pruebas pertinentes aportadas.

Deja un comentario