Programa «La Unión Europea por la Salud»: el Consejo acuerda su posición de negociación

Los representantes permanentes de los Estados miembros de la UE han acordado por unanimidad el 21 de octubre de 2020 un mandato para iniciar las negociaciones con el Parlamento Europeo sobre el programa «La UE por la Salud» para el período 2021-2027.

Antecedentes

El 28 de mayo de 2020, la Comisión Europea presentó su propuesta sobre el programa «La UE por la salud» para el período 2021-2027. El programa forma parte del marco financiero plurianual (MFP) de la UE para el período 2021-2027. En su reunión de los días 17 a 21 de julio de 2020, el Consejo Europeo pidió al Consejo que entablara negociaciones con el Parlamento Europeo con objeto de finalizar, con carácter excepcionalmente urgente, los trabajos relativos a todos los expedientes del MFP. El acuerdo alcanzado hoy por el Consejo constituye la base para las negociaciones con el Parlamento Europeo.

Contenido del Programa

En consonancia con los resultados de la reunión del Consejo Europeo de los días 17 a 21 de julio de 2020, el presupuesto de 1 900 millones de euros propuesto en el mandato del Consejo cuadriplica el presupuesto del programa actual del período 2014-2020.

El programa es una respuesta enérgica a la pandemia de Covid-19, aunque también prevé medidas a largo plazo de la UE en el ámbito de la salud. Su objetivo es mejorar la salud pública de la UE y que la Unión esté mejor preparada para hacer frente a futuras crisis sanitarias. El programa es de vital importancia, ya que la UE sigue sufriendo las consecuencias de una amenaza sanitaria grave en las economías de sus Estados miembros y el bienestar de sus ciudadanos.

El programa «La UE por la Salud» tiene por objeto complementar las políticas nacionales de los Estados miembros y promover la coordinación entre ellos, con el fin de mejorar la salud humana en toda la Unión y en particular:

  • proteger a la población de la Unión frente a las amenazas transfronterizas graves para la salud;
  • mejorar la disponibilidad de productos sanitarios y productos pertinentes para las crisis;
  • reforzar la resiliencia y la sostenibilidad de los sistemas sanitarios;
  • hacer un mayor uso de las herramientas y servicios digitales del ámbito de la salud;
  • reforzar la función de la Unión Europea en la salud mundial.

La posición del Consejo prevé un mecanismo sólido de gobernanza que garantice una toma de decisiones eficaz. También tiene por objeto abordar los problemas tradicionales y a largo plazo en el ámbito de la salud pública, como la prevención y el tratamiento de enfermedades transmisibles y no transmisibles —en particular, el cáncer—, mejorar la salud mental y los cuidados de larga duración, y reducir las desigualdades sanitarias.

Deja un comentario