Hacia un marco europeo para combatir las violaciones y abusos contra los derechos humanos en todo el mundo

La Comisión Europea y el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad han presentado el 19 de octubre de 2020 una propuesta conjunta de Reglamento del Consejo relativo a la aplicación de medidas restrictivas (sanciones) en caso de violaciones y abusos graves de los derechos humanos en todo el mundo.

Antecedentes

Las sanciones de la UE contribuyen a alcanzar objetivos clave de la UE, como el mantenimiento de la paz, el refuerzo de la seguridad internacional y la consolidación y el apoyo a la democracia, el Derecho internacional y los derechos humanos. Se dirigen a aquellos cuyas acciones ponen en peligro estos valores, con el fin de reducir en la medida de lo posible las consecuencias negativas para la población civil. La UE cuenta actualmente con unos cuarenta regímenes de sanciones diferentes.

El régimen mundial de sanciones de la UE en materia de derechos humanos también es un elemento clave propuesto por el alto representante y la Comisión en el Plan de Acción para los Derechos Humanos y la Democracia 2020-2024 como parte de la Comunicación conjunta adoptada en marzo de 2020.

El Reglamento del Consejo es necesario para detallar las medidas del régimen de sanciones establecido por la Decisión del Consejo que puedan afectar al funcionamiento del mercado interior de la UE. Es directamente vinculante para las autoridades administrativas nacionales, así como para los agentes privados, mientras que la Decisión del Consejo es jurídicamente vinculante para los Estados miembros de la UE.

Régimen horizontal de sanciones

La propuesta conjunta de Reglamento del Consejo es uno de los actos jurídicos requeridos por el Consejo para proceder al establecimiento del nuevo régimen horizontal de sanciones. Complementa la Decisión del Consejo propuesta por el alto representante Borrell que, una vez adoptada por el Consejo, establecerá el régimen mundial de sanciones de la UE en materia de derechos humanos.

Una vez que entre en vigor, este nuevo régimen ofrecerá a la UE mayor flexibilidad para perseguir a los responsables de violaciones y abusos graves de los derechos humanos en todo el mundo, independientemente de dónde se produzcan o en quién recaiga la responsabilidad. Se prevé que el régimen mundial de sanciones de la UE en materia de derechos humanos consista en medidas como la inmovilización de bienes y la prohibición de viajar. En cuanto a esto último, la propuesta conjunta también confiaría a la Comisión, por primera vez, la supervisión de la aplicación de las prohibiciones de viaje.

El nuevo régimen no sustituirá a los regímenes de sanciones geográficas existentes, algunos de los cuales ya se ocupan de violaciones y abusos de los derechos humanos, por ejemplo, en Siria, Bielorrusia o Venezuela.

Estas propuestas reflejan claramente el compromiso de la UE de apoyar en todo el mundo la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y los principios del Derecho internacional. Responden al acuerdo político alcanzado por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE en el Consejo de Asuntos Exteriores de diciembre de 2019 para avanzar en la creación de dicho régimen.

 

 

Deja un comentario