Efectividad de una cláusula de sumisión a arbitraje pactada en el ámbito del contrato marco que regulaba las relaciones entre un procurador y una entidad bancaria (AAP Valladolid 3ª 15 febrero 2021)

El Auto de la Audiencia Provincial de Valladolid, Sección Tercera, de 15 de febrero de 2021 confirma la sentencia de instancia que estimó una declinatoria arbitral declarando la falta de jurisdicción de este orden jurisdiccional para conocer de la demanda , por estar sometida la cuestión a arbitraje, al que deberá acudir la parte actora. La Audiencia argumenta del siguiente modo:

«(…)  La cuestión suscitada en cuanto a la efectividad de la cláusula de sumisión a arbitraje pactada entre las partes en el ámbito del contrato marco que regulaba las relaciones entre el procurador Sr. Demetrio y la entidad U.B. S.A, suscrito con fecha 30 de junio de 2013, ha sido resuelta por esta Audiencia Provincial, Sala 1ª, mediante auto de fecha 14 de diciembre de 2020 dictada en el rollo de Apelación nº 385/20 ( ponente sr. Alonso-Mañero), con sustento en el criterio establecido en virtud del acuerdo de Pleno jurisdiccional celebrado por las Secciones Civiles de la Audiencia Provincial de Valladolid celebrado con fecha 6 de noviembre de 2020. Como se expresaba en dicha resolución judicial, en cuanto a la eficacia de los actos propios, la conducta desplegada por la entidad demandada en ocasiones anteriores ( en el sentido de haberse allanado a idénticas pretensiones del actor) no puede entenderse con efectos de renuncia a hacer valer la excepción de sumisión a arbitraje en ulteriores procedimientos, como ha sido el caso, dado que se trata de una facultad procesal a disposición de la parte que dimana del contenido pactado en el referido acuerdo marco. En cuanto a la interpretación que debe otorgarse al instrumento jurídico en virtud del cual se ha hecho valer la excepción de falta de competencia jurisdiccional, se descartaba la condición de consumidor del Sr. Demetrio para dar efectividad a la normativa y jurisprudencia tuitiva en defensa de una eventual posición de desequilibrio frente a la entidad bancaria, en atención al dato objetivo -que debe considerarse como hecho notorio- de su condición de profesional del derecho en su actividad profesional como procurador, lo que excluye la aplicación del régimen establecido en el art. 82.2 LCGDCU. El carácter convencional del pacto, que regulaba a las condiciones específicas de la prestación profesional del demandado en su calidad de procurador de la demandada, y, por tanto, su indiscutible carácter subjetivo y personal, impide aplicar la doctrina y jurisprudencia que se invocan por la entidad U.B. S.A en apoyo de sus pretensiones, pues, ni se trata de un negocio jurídico regulado mediante condiciones generales de la contratación, ni, por tanto, puede entenderse que el señor Demetrio ostente la posición de adherente, lo que implica, conforme a la doctrina establecida en las STS de fecha 27 de junio de 2017, 11 de febrero de 2010 y 20 de noviembre de 2008, que debe acudirse a una interpretación conforme a las normas que rigen los contratos ( artº 1288 Cc y 6.2 LCGC). Aun cuando hubiera podido incurrirse en algún vicio de consentimiento en cuanto al alcance jurídico procesal de la cláusula de sumisión a arbitraje conforme a la normativa civil que regula el contrato ( artº 1255 y 1261 y 1301 y concordantes del Código Civil), como se indica en el auto dictado por la sala primera de esta Audiencia Provincial, incumbía a la actora acreditar la existencia de vicio invalidante, sin que se haya desplegado una actividad probatoria a tal fin, de modo que no cabe sino desestimar el recurso, confirmando íntegramente la resolución impugnada».

Vid. Auto de la Audiencia Provincial de Valladolid, Sección Tercera, de 16 de mayo de 2021

Un comentario

Deja un comentario