La Comisión lleva a España ante el Tribunal de Justicia por la desprotección del humedal de Doñana

image_194602_jpeg_800x600_q85

La Comisión Europea ha decidido el 24 de enero de 2019  llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haber tomado las medidas adecuadas para proteger las masas de agua subterránea que alimentan el humedal de Doñana, conforme requiere la legislación de la UE sobre el agua (Directiva 2000/60/CE). Además, España tampoco está adoptando las medidas necesarias para evitar el deterioro de los hábitats protegidos en este humedal, lo que supone una infracción de la legislación de la UE en materia de protección de la naturaleza. La Directiva marco sobre el agua (Directiva 2000/60/CE) determina que las aguas europeas son un patrimonio que debe protegerse y defenderse, y establece una serie de obligaciones para ayudar a los Estados miembros a tratar sus aguas en consecuencia. Los ecosistemas acuáticos vulnerables, como el humedal de Doñana, necesitan una esmerada protección, pues su equilibrio depende en gran medida de la calidad de las aguas interiores que fluyen hacia ellos. Su protección genera también beneficios económicos ya que contribuye a la protección de las poblaciones de peces, incluidas las marinas.

El humedal de Doñana se encuentra entre los mayores de Europa y presenta una gran diversidad de ecosistemas. Alberga un importante muestrario de flora y fauna que incluye especies en grave peligro de extinción como el águila imperial, el lince ibérico y la tortuga mora. Por su estratégica situación, Doñana forma también parte de la ruta migratoria que emprenden cada año millones de aves. Tan singular biodiversidad está protegida por la Directiva sobre hábitats (Directiva 92/43/CEE del Consejo) y la Directiva sobre aves (Directiva 2009/147/CE), puesto que el Parque Nacional de Doñana y la zona circundante contienen varios parajes con zonas designadas de la red Natura 2000. La conservación de los humedales depende de la existencia de agua de buena calidad en cantidades suficientes, ya que muchos de los hábitats que albergan están llenos o empapados de agua durante al menos una parte del año. Se trata, por otra parte, de un imperativo legal con arreglo a la Directiva marco sobre el agua, en virtud de la cual las masas de agua subterráneas han de estar en «buen estado cuantitativo», es decir, tener agua suficiente para sustentar los ecosistemas de los que dependen. Doñana, en concreto, se alimenta de diversas masas de aguas superficiales (principalmente el estuario del Guadalquivir) y un extenso acuífero (masa de agua subterránea). Ahora bien, el desvío de grandes cantidades de agua tanto para la agricultura como para las necesidades de los turistas locales está deprimiendo la capa freática. La abrupta disminución del nivel de las aguas subterráneas ha agudizado la vulnerabilidad de los espacios de la red Natura 2000 frente a las temporadas secas de la zona y propiciado su mayor deterioro. La presente decisión viene precedida de un dictamen motivado que se envió a las autoridades españolas en abril de 2016. La Comisión está preocupada ante la probabilidad de que el estado del humedal se siga degradando, dado que España no cumple en la medida suficiente las obligaciones que le imponen tanto la Directiva marco sobre el agua como la Directiva sobre hábitats. Las medidas implantadas para garantizar la gestión sostenible de los recursos hídricos y la conservación de los hábitats de Doñana son insuficientes, y su ejecución defectuosa. La Comisión ha decidido, por consiguiente, llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s