Alarma en el Parlamento Europeo por la crisis humanitaria y política en la frontera polaco-bielorrusa (10 noviembre 2021)

Los Eurodiputados exigen que la UE debe mantenerse unida en su respuesta a la inhumana instrumentalización de los migrantes por el régimen bielorruso.

En un debate en el pleno del Parlamento Europeo con el jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, el día 10 de noviembre, los eurodiputados expresaron su profunda preocupación por la dramática crisis que se está desarrollando en la frontera entre Polonia y Bielorrusia. También reiteraron su firme condena de la táctica del régimen dictatorial bielorruso de canalizar flujos migratorios hacia las fronteras de la UE, complicando la situación, en particular en Polonia, en represalia por las sanciones comunitarias.

El vicepresidente Borrell señaló que la UE está haciendo todo tipo de esfuerzos diplomáticos con los países de origen de los migrantes para buscar soluciones y evitar que lleguen más personas víctimas de tráfico por esta vía. Al mismo tiempo, hizo hincapié en que las autoridades bielorrusas deben ofrecer asistencia humanitaria a las personas atrapadas en su área fronteriza. Pidió, asimismo, que permitan el acceso de organizaciones humanitarias a la región y que establezcan corredores humanitarios. También anunció una próxima discusión sobre la extensión de las sanciones.

Declaración del Alto Representante en nombre de la Unión Europea sobre la situación en la frontera de la Unión Europea

La instrumentalización orquestada de seres humanos por el régimen de Belarús con fines políticos ha alcanzado una nueva dimensión alarmante en los últimos días. Las fuerzas de seguridad armadas bielorrusas escoltan a grupos de inmigrantes hacia las fronteras de los estados miembros de la UE con el objetivo de forzar la entrada ilegal.

Esto muestra el cinismo del régimen bielorruso que, al agitar la crisis en las fronteras exteriores de la UE, está tratando de distraer la atención de la situación en el país, donde la represión brutal y las violaciones de los derechos humanos continúan e incluso se agravan.

La UE condena enérgicamente al régimen de Lukashenko por poner deliberadamente en peligro la vida y el bienestar de las personas. No solo infringe el derecho internacional, sino que también ignora los derechos humanos fundamentales con los que se ha comprometido Belarús. Tales acciones inhumanas exigen una fuerte reacción y cooperación internacionales para que el régimen de Bielorrusia rinda cuentas por estas violaciones. Las organizaciones internacionales deben tener acceso inmediato y sin trabas a las personas que se encuentran allí para brindar asistencia humanitaria.

Nos solidarizamos plenamente con los Estados miembros afectados por este ataque híbrido y continuaremos ayudando a los más directamente afectados. Los valores fundamentales seguirán guiando nuestras acciones, especialmente en lo que respecta a la protección de los derechos humanos de los migrantes.

Trabajamos en estrecha colaboración con los países de origen y tránsito para poner fin a las acciones del régimen de Lukashenko. Esto también redunda en interés de los ciudadanos de los países de origen. Encomiamos los esfuerzos de países, como el Iraq, que están dando pasos concretos al respecto.

La UE continuará contrarrestando la migración ilegal patrocinada por el estado, incluido el tráfico ilícito de migrantes, organizada por el régimen bielorruso, incluso ampliando nuestro régimen de sanciones para que la UE pueda apuntar a los involucrados y contribuyentes a las actividades del régimen de Lukashenko que facilitan las actividades ilegales. cruce de las fronteras exteriores de la Unión. No se puede tolerar la instrumentalización de los migrantes con fines políticos.

También continuaremos denunciando las violaciones de derechos humanos perpetradas por el régimen contra sus propios ciudadanos, para considerar nuevas medidas restrictivas contra los responsables y para apoyar al pueblo de Belarús.

Migrantes atrapados entre fuerzas de seguridad

Durante el debate, numerosos eurodiputados mostraron alarma ante el deterioro de la situación humanitaria en la frontera polaco-bielorrusa, con personas atrapadas entre patrullas fronterizas y a merced de la climatología invernal. Instaron a las autoridades polacas a detener las agresivas devoluciones sumarias de migrantes a territorio de Bielorrusia, y a aceptar la asistencia de las agencias de la UE para gestionar la situación humanitaria, deplorando que hasta la fecha la hayan rechazado.

Otros eurodiputados resaltaron la urgente necesidad de que las organizaciones de ayuda tengan acceso directo a la zona fronteriza para asistir a las personas allí bloqueadas.

Algunos oradores pidieron usar fondos de la UE para construir una valla fronteriza en las fronteras exteriores de la Unión para impedir cruces irregulares y ataques híbridos, mientras que otros rechazaron con firmeza esa idea. La necesidad de imponer más sanciones a Bielorrusia, el papel del Gobierno ruso «tras las bambalinas» en la actual crisis y la apuesta por el diálogo con Moscú para buscar una solución fueron otras ideas planteadas en el debate.

Deja un comentario