Hacia un espacio común europeo de datos para el patrimonio cultural («espacio de datos») (12 noviembre 2021)

El DO L 401 de 12.11.2021 publica la Recomendación (UE) 20Recomendación (UE) 2021/1970 de la Comisión21/1970 de la Comisión de 10 de noviembre de 2021 relativa a un espacio común europeo de datos para el patrimonio cultural. Su finalidad  es preparar el terreno para un espacio común europeo de datos para el patrimonio cultural («espacio de datos»), ayudando así a las instituciones responsables del patrimonio cultural a acelerar sus esfuerzos de digitalización y conservación, y a aprovechar las oportunidades generadas por la transformación digital.

Antecedentes

El patrimonio cultural no solo es un elemento clave a la hora de construir una identidad europea que se base en valores comunes, sino que también puede contribuir de manera importante a la economía europea, fomentando la innovación, la creatividad y el crecimiento económico. Por ejemplo, el turismo cultural representa hasta el 40 % de todo el turismo en Europa, y el patrimonio cultural es una parte esencial del turismo cultural. La digitalización avanzada de los bienes del patrimonio cultural y la reutilización de dichos contenidos puede generar nuevos puestos de trabajo, no solo en el sector del patrimonio cultural, sino también en otros sectores culturales y creativos, como, por ejemplo, las industrias de videojuegos y cinematográficas. Las industrias culturales y creativas contribuyen al 3,95 % del valor añadido de la UE (477 000 millones EUR), dan empleo a 8,02 millones de personas y cuentan con 1,2 millones de empresas, de las cuales el 99,9 % son pymes.

La presente Recomendación se basa en la Recomendación 2011/711/UE, y la sustituye. La evaluación de esta última concluyó afirmando que varios de los retos a los que se enfrentó el sector del patrimonio cultural hace diez años siguen presentes en la actualidad, como la necesidad urgente de proteger y conservar el patrimonio cultural europeo y, en concreto, el patrimonio cultural en peligro. No obstante, la evaluación también reconoció que el panorama del patrimonio cultural había cambiado considerablemente en los últimos años, con nuevas necesidades, pero, por encima de todo, con nuevas oportunidades que podrían seguir aumentando la contribución del patrimonio cultural a la economía europea. Por tanto, es necesario garantizar una respuesta política que cumpla estas necesidades y expectativas del sector del patrimonio cultural, de los sectores culturales y creativos y de la sociedad en general.

Objetivos

La presente Recomendación anima a los Estados miembros a poner en marcha marcos adecuados para potenciar la recuperación y la transformación del sector y para ayudar a las instituciones responsables del patrimonio cultural a volverse más resilientes en el futuro.

La presente Recomendación abarca todos los tipos de patrimonio cultural (material, inmaterial, natural, originariamente digital), incluidas todas las categorías del patrimonio cultural en riesgo.

La presente Recomendación anima a los Estados miembros a poner en marcha marcos adecuados para mejorar la recuperación y la transformación del sector del patrimonio cultural y a apoyar a las instituciones responsables del patrimonio cultural para que se vuelvan más capacitadas y resilientes en el futuro. Esto llevará a una digitalización, reutilización y conservación digital de mayor calidad en toda la UE y tendrá efectos indirectos en otros sectores clave de la economía europea, como el turismo, la investigación y otros sectores culturales y creativos.

Digitalización avanzada y conservación digital del patrimonio cultural

Los Estados miembros tienen diversos enfoques con respecto al patrimonio cultural, abordando en distinta medida las características y necesidades específicas de las instituciones responsables del patrimonio cultural. Una estrategia digital global para el sector del patrimonio cultural, que establezca una visión clara y concreta y los medios más adecuados para ejecutarla, garantizaría una respuesta política más efectiva y reforzaría el sector. Para alcanzar una transformación digital efectiva, generar confianza y establecer una cooperación estrecha, los Estados miembros deben implicar a todas las partes interesadas pertinentes en la preparación de la estrategia.

La Recomendación dispone al efecto que los Estados miembros deben definir o actualizar periódicamente una estrategia digital global y con visión de futuro para el patrimonio cultural al escala nacional o regional correspondiente con el fin de acelerar la transformación digital del sector. Los Estados miembros deben colaborar con todas las partes y partes interesadas de que se trate, como las instituciones responsables del patrimonio cultural y las autoridades competentes, o adoptar disposiciones para la colaboración de estas, a fin de preparar la estrategia digital, y deben proporcionar recursos y apoyo para su ejecución.

La estrategia nacional debe contener medidas que apoyen a las instituciones responsables del patrimonio cultural a la hora de adoptar tecnologías avanzadas, como la tecnología 3D, la inteligencia artificial, la realidad ampliada, la computación en nube, las tecnologías de datos y la cadena de bloques, a fin de garantizar un proceso de digitalización y de conservación digital más eficiente y un contenido de mayor calidad con miras a un acceso, utilización y reutilización más amplios.

La estrategia digital debe fijar objetivos claros de digitalización y conservación digital. Dichos objetivos deben basarse en criterios objetivos y claros, en especial: a) el patrimonio cultural en riesgo; b) los monumentos, edificios y lugares del patrimonio cultural más visitados físicamente, y c) el bajo nivel de digitalización de categorías específicas de bienes del patrimonio cultural.

Plazos

De aquí a 2030, los Estados miembros deben digitalizar en 3D todos los monumentos y lugares a los que se refiere la letra a) y el 50 % de los que se recogen en la letra b). De aquí a 2025, los Estados miembros deben digitalizar el 40 % de los objetivos globales para 2030.

Principios rectores para un espacio común europeo de datos para el patrimonio cultural

De acuerdo con la presente recomendación

  1. Las instituciones responsables del patrimonio cultural deben cumplir las normas y marcos pertinentes, como los utilizados por la iniciativa Europeana para compartir metadatos y contenidos digitales, incluido el modelo de datos de Europeana, RightsStatements.org, y el marco de publicación de Europeana, para alcanzar la interoperabilidad a escala europea. Los Estados miembros deben adoptar las medidas necesarias para fomentar y facilitar el cumplimiento de dichas normas y marcos existentes y futuros y colaborar a escala europea para ampliarlos en el contexto del espacio de datos.
  2. Los Estados miembros deben alentar activamente a las instituciones responsables del patrimonio cultural para que hagan accesibles sus activos digitalizados a través de Europeana y contribuyan así al espacio de datos, en consonancia con las normas y marcos a los que hace referencia el punto 1 y con los objetivos indicativos establecidos en los anexos I y II.
  3. Las contribuciones procedentes de las instituciones responsables del patrimonio cultural, a las que hace referencia el punto 2, deben incluir, en concreto, bienes del patrimonio cultural digitalizados en 3D para fomentar las joyas culturales europeas, impulsar la posible reutilización en ámbitos importantes como las ciencias sociales y las humanidades, el turismo cultural sostenible, los sectores culturales y creativos, o ayudar a identificar los bienes culturales que sean objeto de tráfico ilícito.
  4. Los Estados miembros deben garantizar que, como consecuencia de sus políticas, los datos que resulten de los proyectos de digitalización financiados con fondos públicos sean fáciles de encontrar, accesibles, interoperables y reutilizables («principios FAIR») a través de infraestructuras digitales (en particular, el espacio de datos) para acelerar el intercambio de datos.
  5. Toda la financiación pública para los futuros proyectos de digitalización de bienes del patrimonio cultural debe estar supeditada a la publicación de los contenidos digitales en Europeana y en el espacio de datos, como se indica en el punto 2.
  6. Los Estados miembros deben adoptar todas las medidas necesarias para apoyar y concienciar acerca de Europeana entre el público general y, en particular, en el sector de la educación y en los colegios, en especial a través de materiales educativos.
  7. Por tanto, los Estados miembros deben aprovechar la federación europea de las infraestructuras y servicios nube/borde para aumentar el almacenamiento, la gestión y el acceso a los bienes del patrimonio cultural digitalizados.

Deja un comentario