Obligaciones de los Estados miembros para garantizar la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana en sus políticas generales de inclusión social (12 marzo 2021)

La Recomendación del Consejo de 12 de marzo de 2021 sobre la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana (DO C 93 de 19.3.2021) declara que los Estados miembros deben adoptar marcos estratégicos nacionales para la inclusión de la población gitana en el contexto de sus políticas generales de inclusión social para la mejora de la situación de la población gitana, y comunicarlos a la Comisión Europea, preferiblemente antes de septiembre de 2021

Antecedentes

La Directiva 2000/43/CE del Consejo estableció un marco para luchar contra la discriminación por motivos de origen racial o étnico en toda la Unión en los ámbitos del empleo, la educación, la protección social, incluidas la seguridad social y la asistencia sanitaria, las ventajas sociales y el acceso a bienes y servicios y la oferta de los mismos, incluida la vivienda. Uno de los objetivos de la presente Recomendación es contribuir a la aplicación eficaz de esa Directiva, sin perjuicio de las competencias de los Estados miembros. Posteriormente, la Decisión Marco 2008/913/JAI del Consejo obligó a los Estados miembros a tipificar como delito la incitación pública a la violencia o al odio por razón de raza, color, religión, ascendencia u origen nacional o étnico y a garantizar que la motivación racista y xenófoba se considere como una circunstancia agravante, o bien que los tribunales nacionales tengan en cuenta dicha motivación a la hora de determinar las sanciones.

Las Conclusiones del Consejo de 8 de diciembre de 2016, «Acelerar el proceso de integración de los gitanos», pedían a la Comisión que realizase una evaluación intermedia del «marco europeo de estrategias nacionales de inclusión de los gitanos hasta 2020» («evaluación en profundidad») y que, a partir de dicha evaluación, propusiese una iniciativa para después de 2020. Si bien la evaluación reconoce el valor añadido del marco, también observa que, en Europa, la población gitana sigue enfrentándose a la discriminación y a la exclusión social y económica.

La evaluación en profundidad y las conclusiones de ella extraídas por el Consejo, el Parlamento Europeo y diversas organizaciones de la sociedad civil de ámbito nacional y europeo muestran la necesidad de renovar y reforzar el compromiso con la igualdad y la inclusión de la población gitana. Ese compromiso debe garantizar una atención específica a la no discriminación, incluyendo la lucha contra el antigitanismo (una forma específica de racismo contra la población gitana) y centrándose en los cuatro ámbitos de inclusión socioeconómica: educación, empleo, sanidad y vivienda. También debe reflejar las necesidades de grupos específicos y la diversidad de la población gitana; involucrar a personas gitanas en el diseño, la aplicación, el seguimiento y la evaluación de las estrategias de igualdad e inclusión de la población gitana; mejorar el establecimiento de objetivos, la recogida de datos, el seguimiento y la presentación de informes; y hacer que las políticas generales sean más sensibles a la igualdad e inclusión de la población gitana. Al diseñar las medidas ha de prestarse especial atención a la perspectiva de género.

Siguiendo el «marco europeo de estrategias nacionales de inclusión de los gitanos hasta 2020», el 7 de octubre de 2020 la Comisión adoptó un paquete que comprende la propuesta de la presente Recomendación y la Comunicación «Una Unión de la Igualdad: Marco estratégico de la UE para la igualdad, la inclusión y la participación de los gitanos» (en lo sucesivo, «Comunicación de 7 de octubre de 2020»). La Comunicación de 7 de octubre de 2020 establece objetivos a escala de la UE, y cuando procede, metas y compromisos mínimos para todos los Estados miembros, complementados posiblemente por esfuerzos adicionales a escala nacional y apoyo de la Unión en función del contexto nacional y del tamaño de la población gitana. Datos recientes muestran que seis de cada diez europeos todavía creen que la discriminación contra la población gitana está generalizada en su país, y más de seis de cada diez europeos coinciden en que una mejor integración de la población gitana sería beneficiosa para la sociedad.

El «Plan de Acción de la UE Antirracismo para 2020-2025» de 18 de septiembre de 2020 establece por consiguiente una serie de acciones concretas para luchar contra el racismo. El antigitanismo en una forma de racismo llamativamente extendida y que tiene su origen en la visión que la sociedad en general tiene de las personas consideradas «gitanas» y el trato que les da, en un proceso de «alterización» histórico basado en estereotipos y actitudes negativas que a veces pueden ser involuntarios o inconscientes.

Objetivos

La presente Recomendación

  • Está concebida para reforzar las medidas adoptadas contra la incitación al odio, los delitos de odio y la violencia contra la población gitana. En consonancia con la Directiva 2012/29/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.
  • Aspira a fomentar el apoyo a las personas gitanas que sean víctimas de este tipo de delitos. El pilar europeo de derechos sociales expresa principios y derechos orientados a respaldar y aumentar la equidad social con independencia del sexo, origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual. Las medidas universales, completadas mediante medidas específicas destinadas a proteger y apoyar a grupos que experimentan un riesgo elevado de discriminación o exclusión social tales como las que se enumeran en la presente Recomendación son clave para la aplicación de los principios del pilar de derechos sociales.
  • Confirma el compromiso a largo plazo con los objetivos comunes de igualdad, inclusión y participación de la población gitana, así como ofrecer orientaciones renovadas y fortalecidas mediante el establecimiento de medidas que los Estados miembros pueden adoptar para alcanzar los objetivos mencionados.
  • Pretende contribuir al desarrollo sostenido de sociedades democráticas igualitarias e inclusivas, en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.
  • Pretende ayudar a promover la igualdad y luchar contra exclusión de la población gitana, contando para ello con su participación activa.

Características

La presente Recomendación

  • Tiene en cuenta la importancia de abordar la discriminación múltiple. Propone medidas para proteger e incluir mejor a la infancia gitana, que está particularmente expuesta a la discriminación y la segregación. En consonancia con las Conclusiones del Consejo de 8 de diciembre de 2016, también busca crear oportunidades y utilizar el potencial no aprovechado de la juventud gitana aumentando su participación activa en programas y las medidas dirigidas a la población juvenil, tales como las mencionadas en la Comunicación de la Comisión, de 1 de julio de 2020, titulada «Apoyo al empleo juvenil: un puente hacia el empleo para la próxima generación».
  • Destaca la importancia de que se recopilen datos como material necesario para elaborar medidas que mejoren de manera efectiva la situación de la población gitana, de acuerdo con el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo y las directrices de 2018 destinadas a mejorar la recogida y el uso de datos sobre igualdad, publicadas por el subgrupo sobre datos de igualdad del Grupo de Alto Nivel sobre No Discriminación, Igualdad y Diversidad.
  • Reconoce la importancia de los indicadores como método de seguimiento. La Comunicación de 7 de octubre de 2020 explica que los Estados miembros pueden elegir indicadores de una cartera elaborada conjuntamente por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE, la Comisión y los Estados miembros para medir el grado de igualdad, inclusión y participación de la población gitana.
  • Se centra explícitamente en las medidas para promover la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana sin excluir a otros grupos desfavorecidos. Dichas medidas deberán basarse en los mismos principios, en condiciones comparables. En este sentido, siguen siendo aplicables los principios básicos comunes para la inclusión de la población gitana. Las medidas deben también generalizar la igualdad de la población gitana, así como su inclusión y participación en las iniciativas de actuación, tanto de la Unión como nacionales, prestando especial atención a la interseccionalidad y la dimensión de género. La Comunicación de 7 de octubre de 2020 aporta directrices adicionales relativas a la planificación y la aplicación de los marcos estratégicos nacionales para la inclusión de los gitanos.

Objetivos horizontales: igualdad, inclusión y participación

Directrices a seguir por los Estados miembros:

  • consolidar sus esfuerzos a fin de adoptar y aplicar medidas para promover la igualdad y prevenir y combatir de forma eficaz la discriminación, el antigitanismo y la exclusión social y económica, así como sus causas profundas.
  • combatir la elevadísima tasa de riesgo de pobreza y de privación material y social entre la población gitana, con el fin de contribuir de forma eficaz a la inclusión, la igualdad y la participación de la población gitana.
  • reforzar, en su caso, la participación significativa de las personas gitanas y las consultas que se les realizan, incluidas las mujeres, la infancia y la juventud, las personas de edad avanzada y las personas discapacitadas, con el fin de contribuir de forma eficaz a la igualdad y a la no discriminación de la población gitana.
  • garantizar la igualdad efectiva en el acceso de todas las personas gitanas a todas las formas y etapas de la educación, desde la educación y la atención a la primera infancia hasta la educación terciaria, incluida la educación de segunda oportunidad, la educación de adultos y el aprendizaje permanente.
  • mejorar el acceso equitativo del alumnado gitano a una educación inclusiva y de calidad.
  • obrar para vencer toda discriminación, desigualdad y desventaja en cuanto a posibilidades, resultados y consecuciones en el ámbito educativo, también, cuando proceda.
  • promover la igualdad efectiva en el acceso de la población gitana, y en particular de la juventud, a empleos sostenibles y de calidad, también, cuando proceda.
  • garantizar la igualdad efectiva en el acceso sin obstáculos a unos servicios sanitarios y sociales de calidad, especialmente para aquellos grupos de mayor riesgo y aquellos que viven en poblaciones marginadas o remotas.
  • garantizar la igualdad de trato de la población gitana en el acceso a viviendas adecuadas y no segregadas y a servicios esenciales.
  • proporcionar a los puntos nacionales de contacto para la integración de la población gitana recursos adecuados y necesarios, capacidad de personal y autoridad institucional, y capacitarlos para que puedan coordinar y supervisar de forma eficaz las políticas nacionales relativas a la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana, incluido el acercamiento a escala local.
  • capacitar a los puntos nacionales de contacto para la integración de la población gitana para que faciliten la participación y la implicación de la sociedad civil gitana en la concepción, la aplicación, el seguimiento y la revisión de los marcos estratégicos nacionales para la inclusión de los gitanos y los planes de acción locales, a través de procesos reformados de plataformas nacionales de apoyo a los gitanos.
  • garantizar que los puntos nacionales de contacto para la integración de la población gitana participen en la concepción de políticas de inclusión social y servicios universales y, según proceda, en la toma de decisiones relativas a la programación y el seguimiento de fondos de la Unión, con el fin de incrementar la pertinencia y el acercamiento de dichas políticas y servicios con respecto de la población gitana.
  • apoyar, dentro de sus respectivos marcos jurídicos nacionales, a los organismos responsables de la promoción de la igualdad de trato («organismos para la igualdad») de modo que puedan, en el marco de sus mandatos, funcionar de forma eficaz e independiente y cooperar con todos los actores pertinentes, incluidos los puntos nacionales de contacto para la integración de la población gitana, las autoridades públicas, las organizaciones de la sociedad civil y el sector privado.
  • permitir que los organismos para la igualdad participen activamente en la concepción, la aplicación, el seguimiento y la revisión de los marcos estratégicos nacionales para la igualdad, la inclusión y la participación de los gitanos y de los programas de fondos de la Unión pertinentes, y que contribuyan a ellos de forma eficaz, cuando proceda.
  • instar a las autoridades regionales y locales, en el ámbito de sus respectivas competencias, a que desarrollen o actualicen sus planes de acción o desegregación locales o sus marcos estratégicos para la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana.
  • garantizar la cooperación entre las autoridades centrales y locales en la concepción y aplicación de programas de financiación de la Unión pertinentes para prevenir y luchar contra la discriminación de los gitanos, con el objeto de garantizar que la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana se tengan en cuenta durante la preparación, la aplicación, el seguimiento y la evaluación de los programas, y de mejorar la canalización de los fondos de la Unión hacia el nivel local.
  • promover la inclusión y la diversidad a través de medidas adecuadas, como medidas de discriminación positiva, para garantizar la igualdad en el acceso de los gitanos al empleo en instituciones públicas locales y regionales.
  • promover la capacitación y reconocer la representación de las mujeres y hombres gitanos a escala local. Cooperación con la sociedad civil.
  • promover la innovación social y la asociación y cooperación entre las autoridades públicas y la sociedad civil gitana y en favor de los gitanos.
  • hacer uso pleno de las plataformas nacionales para la inclusión de la población gitana o cualquier otro canal de cooperación y diálogo de que dispongan para interactuar con la sociedad civil gitana y en favor de la población gitana y con otras partes interesadas, de forma transparente e inclusiva, en la concepción, la aplicación, el seguimiento y la revisión de los marcos estratégicos nacionales para la inclusión de la población gitana y los planes de acción locales.
  • apoyar a la sociedad civil en el seguimiento y la presentación de informes sobre delitos de odio e incitación al odio, así como otros delitos contra la población gitana, y ayudar a las víctimas a denunciar estas situaciones.
  • garantizar la financiación para respaldar la pluralidad e independencia de la sociedad civil gitana y en favor de la población gitana, incluidas las organizaciones juveniles, capacitándolos para que presenten informes y hagan un seguimiento de los marcos estratégicos nacionales para la inclusión de la población gitana en calidad de organizaciones independientes de vigilancia y para que mantengan su capacidad administrativa.
  • involucrar a la sociedad civil así como a las comunidades gitanas a lo largo del ciclo del programa de fondos de la Unión a escala nacional, regional y local, también en calidad de miembros de los correspondientes comités de seguimiento de fondos de la Unión.
  • promover el desarrollo de capacidades y el liderazgo en la sociedad civil gitana, incluidas las organizaciones juveniles, para que los organismos y organizaciones pertinentes puedan participar en todas las etapas del ciclo estratégico y en la vida pública en general.
  • promover el trabajo intersectorial y la creación de alianzas más amplias en favor de la igualdad y la inclusión, involucrando a los gobiernos, la sociedad civil, el sector empresarial e industrial y el mundo académico y de la investigación.
  • intensificar la cooperación y el aprendizaje entre iguales sobre las formas más eficaces de integrar la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana en la aplicación de todas las principales iniciativas pertinentes de la Unión.
  • fomentar la asociación transnacional y el intercambio mediante el apoyo a la red de puntos nacionales de contacto para la integración de la población gitana, la Red EURoma y la plataforma europea para la integración de la población gitana.
  • fomentar la creación de formas adecuadas de cooperación transnacional a escala nacional, regional o local, incluidos proyectos y acuerdos bilaterales o multilaterales, así como la participación activa en ellas, siempre con arreglo al marco jurídico de la Unión y al Derecho nacional vigente.
  • aprovechar plenamente y de manera óptima los fondos generales y específicos, tanto nacionales como de la Unión, pertinentes para la prevención y la lucha contra la discriminación de la población gitana, lo cual puede implicar seleccionar determinados objetivos de promoción de la integración socioeconómica de grupos desfavorecidos y comunidades marginadas como la población gitana y garantizar la coordinación eficaz entre las fuentes de financiación nacionales y de la UE pertinentes a efectos de la igualdad y la inclusión socioeconómica de la población gitana.
  • facilitar que las autoridades públicas regionales, locales, urbanas y de otro tipo, los socios económicos y sociales, los organismos pertinentes de representación de la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales y los organismos responsables de promover la inclusión social, los derechos fundamentales y la no discriminación participen a lo largo de la preparación, la aplicación, el seguimiento y la evaluación de los programas de la Unión, incluida la participación en los comités de seguimiento.
  • asignar recursos nacionales adecuados para la aplicación de las medidas de actuación establecidas en el Marco estratégico de la UE para la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana y en los marcos estratégicos nacionales, garantizando que reflejen las necesidades reales de las comunidades gitanas y que sean proporcionales al tamaño y las dificultades de las comunidades gitanas.
  • tener en cuenta y promover los derechos y la igualdad de oportunidades para todos y fomentar la inclusión de los grupos desfavorecidos, incluida la población gitana y otras personas pertenecientes a minorías raciales o étnicas.
  • mejorar la concepción, la aplicación, el seguimiento y la evaluación de los programas de la Unión o las reformas estructurales para la inclusión socioeconómica de minorías, por ejemplo, solicitando asistencia técnica del programa de apoyo a las reformas estructurales.
  • fomentar el uso de fondos nacionales y de la Unión para desarrollar la capacidad de las autoridades a escala central y local y de las organizaciones de la sociedad civil y permitir el intercambio de mejores prácticas entre ellas, de forma que estas autoridades y organizaciones puedan contribuir a la aplicación de medidas para luchar contra la discriminación de la población gitana, acelerando la igualdad y la inclusión, por ejemplo, combatiendo la segregación y promoviendo la participación de la población gitana.
  • abordar las necesidades de financiación del ámbito local, incluidas las de zonas urbanas, cuando proceda, para apoyar a los gitanos que se desplazan dentro de la UE, entre otras cosas ofreciendo clases de idiomas, educación y cuidados de la primera infancia de calidad, escolarización, servicios de empleo público, trabajadores sociales, mediadores, etc. Seguimiento y presentación de informes sobre los marcos estratégicos nacionales para la inclusión de la población gitana.
  • realizar un seguimiento y una evaluación adecuados de la aplicación de los marcos estratégicos nacionales utilizando, cuando proceda, la cartera de indicadores desarrollada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE (en lo sucesivo, «Agencia»), los puntos nacionales de contacto para la integración de la población gitana, los servicios nacionales de estadística y la Comisión en el contexto del grupo de trabajo sobre indicadores y presentación de informes relativos a la población gitana, coordinado por la Agencia.
  • incluir en sus marcos estratégicos nacionales para la inclusión de los gitanos objetivos nacionales cuantitativos y/o cualitativos adaptados a las circunstancias nacionales y a las opciones disponibles de recopilación de datos sobre la igualdad, que pueden ser, por ejemplo, datos desglosados por origen étnico o datos sociodemográficos equivalentes pertinentes, o una combinación de ambas categorías.
  • comunicar a la Comisión todas las medidas adoptadas con arreglo a la presente Recomendación a más tardar en junio de 2023.
  • facilitar la plena divulgación pública de los informes nacionales sobre la igualdad, la inclusión y la participación de la población gitana con el fin de incrementar la transparencia, permitir el aprendizaje estratégico y disponer, según sea pertinente, que la estrategia nacional y los informes definitivos sobre la aplicación se debatan en los parlamentos nacionales.

Directrices a seguir por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE

Por su parte, la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE debe realizar encuestas periódicas a la población gitana en los años 2020, 2024 y 2028, con el fin de aportar los datos necesarios para establecer los valores de referencia, los resultados intermedios y los resultados finales y reflejar cualquier cambio en la situación de la población gitana. La Agencia también debe apoyar a los Estados miembros en sus esfuerzos para recoger datos pertinentes sobre igualdad, a la Comisión en sus tareas de seguimiento y análisis y a los puntos nacionales de contacto para la integración de la población gitana en la presentación de informes, con ayuda del grupo de trabajo sobre indicadores y presentación de informes relativos a la población gitana.

Deja un comentario