Según el Informe Anual 2019 el Banco de España considera que hasta finales de 2022 no llegará la recuperación económica

El Banco de España ha presentado el Informe Anual 2019 en un entorno marcado por la debacle económica que ha provocado el Covid-19. Según sus estimaciones, si hace sacrificios, España tardará 10 años en poder reducir de nuevo la deuda pública que se derive de la financiación de esta crisis al nivel del 100% del PIB. Por ello, la «necesidad de sanear las finanzas públicas una vez superada la crisis» es uno de el primero de los retos que la institución ha incluido en el documento presentado el 30 de junio de 2020.

Según las previsiones del Banco de España, la economía nacional sufrirá una caída histórica del PIB entre el 9% y el 15,1% en 2020 con tres escenarios muy diferentes, según el tiempo de recuperación. Por otro lado, avanza que el empleo alcanzará tasas de entre el 18,1% y el 23,6%, según los diferentes escenarios.

El supervisor reclama en su informe una fuerte reforma fiscal para frenar el endeudamiento de los últimos años, disparado con la crisis del coronavirus. El organismo  alerta a la clase política de que si no hay un esfuerzo fiscal tras la crisis, la deuda se va a desbocar a medio y largo plazo.

Así, pide ampliar la base recaudatoria, priorizar gastos hacia áreas con un repunte de la productividad y reducir el gasto menos eficiente. La economía española debe ser ágil y proactiva para aprovechar las nuevas posibilidades que surgen del proceso de lucha contra el cambio climático y de transición hacia una economía más sostenible, de los cambios en el modelo de globalización y de la previsible aceleración de la digitalización de la economía. Los análisis desarrollados en este Informe y las valoraciones contenidas en él acerca de la evidencia acumulada en los ámbitos nacional e internacional aspiran a contribuir activamente al debate colectivo sobre estas cuestiones de máximo interés para la economía española.

Deja un comentario