La parte invocó el Derecho extranjero, pero no lo acreditó, no sirviendo a tal fin probatorio la aportación de un dictamen jurídico (SAP Gran Canaria 26 febrero 2018)

dak-sign-above-office-german-health-insurance-deutsche-angestellten-krankenkasse-41459961

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Gran Canaria, Sección Tercera, de 26 de febrero de 2018, muestra su absoluta conformidad con las conclusiones a las que, en su opinión “de forma brillante”, llegó la juez a quo en una sentencia, que apreció  la prescripción de una acción directa de reembolso de los gastos médicos derivados del tratamiento de su afiliado, interpuesto por la entidad alemana DAK. Dicha sentencia si bien reconoció que para la aplicación de dicho plazo de prescripción debe regir el Derecho alemán, la parte actora no ha acreditó, como le correspondía, cuál era ese plazo y, en consecuencia, debe aplicarse supletoriamente el Derecho español que fija en un año el plazo de prescripción. Abundando en los argumentos expresados en la sentencia de instancia la Audiencia declara que “no basta la invocación del Derecho extranjero para que sea aplicado en España, pues, atendiendo a lo dispuesto en el art. 281.2º LEC , y de conformidad con reiterada jurisprudencia (…), para la aplicación del Derecho extranjero resulta exigible no sólo la alegación sino también la correspondiente prueba por quien lo invoca, siendo necesario acreditar, no sólo la exacta entidad del Derecho vigente, sino su alcance y autorizada interpretación, de suerte que su aplicación no suscite la menor duda razonable a los Tribunales españoles, y todo ello mediante la pertinente documentación fehaciente. De éste modo, aunque en ésta materia los Tribunales hayan de ser flexibles y resulte exigible al efecto una colaboración de los órganos judiciales conforme a la disposición indicada, atendiendo al derecho a la tutela judicial efectiva reconocido en el art. 24.1º CE , y conforme interpretación dada por la STC 10/2000, de 17 de enero, del referido precepto constitucional en relación a ésta materia, de la que se desprende que a las partes les resulta exigible un principio de prueba, resulta de lo actuado en el presente caso la parte invocó el Derecho extranjero para entender que la acción no estaba prescrita, pero no lo acreditó. No sirviendo a tal fin probatorio la aportación de un dictamen jurídico. Y, por mucho que insista la parte apelante, ante la alegación de prescripción de la acción formulada en la contestación a la demanda, era dicha parte actora la que tenía que acreditar que según del Derecho alemán por ella invocado dicho plazo de prescripción no había corrido. De todas formas, da igual quien tuviera la carga de acreditar cuál es el plazo de prescripción en el Derecho alemán. Lo cierto es que ese plazo no se ha acreditado”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s