Actualización del Reglamento de Arbitraje de la LCIA y del Reglamento de Mediación de la LCIA, en vigor a partir de 1 de octubre de 2020

La LCIA ha publicado una actualización del Reglamento de Arbitraje de la LCIA y del Reglamento de Mediación de la LCIA que ha entrado en vigor el 1 de octubre de 2020. Esta actualización fue iniciada por la anterior presidenta Judith Gill QC y ha sido finalizada por la presidenta Paula Hodges QC, con el apoyo de un gran número de usuarios, con el inestimable apoyo de un grupo de trabajo que incluye tanto al personal de la LCIA como a usuarios externos.

Las actualizaciones adoptadas por la Corte y la Junta Directiva de la LCIA tienen por objeto hacer que los procesos de arbitraje y mediación sean aún más racionales y claros para los árbitros, los mediadores y las partes por igual.

Las actualizaciones del Reglamento se estaban ultimando cuando se produjo la pandemia del Covid-19. Si bien la pandemia no requirió ningún cambio de dirección o de enfoque, permitió a la LCIA abordar explícitamente algunos cambios en las buenas prácticas recientes, en particular el mayor uso de las audiencias virtuales y la primacía de la comunicación electrónica en general. Del mismo modo, aunque el Reglamento de Mediación iba a actualizarse de forma inminente, el momento de la actualización responde al mayor interés de los usuarios en la mediación en el entorno actual.

Entre las modificaciones más importantes del Reglamento figuran las siguientes:

  • instrumentos adicionales que permiten a los árbitros agilizar los procedimientos, incluso introduciendo una referencia explícita a la posibilidad de la determinación de la desestimación anticipada;
  • perfeccionamiento y la ampliación de las disposiciones que dan cabida a la utilización de audiencias virtuales, apoyando también los arbitrajes que tienen lugar en el nuevo normal;
  • confirmación de la primacía de la comunicación electrónica con la LCIA y en el arbitraje, así como la confirmación de la facilitación de los laudos firmados electrónicamente;
  • inclusión de disposiciones explícitas sobre la función de los secretarios de los tribunales;

ampliación de las facultades de la LCIA para ordenar la consolidación y la realización simultánea de arbitrajes;

consideración explícita de la protección de datos y de las cuestiones de reglamentación.

Además, esta actualización del Reglamento brinda la oportunidad de reevaluar la tarifa horaria máxima para los árbitros y mediadores, así como las tarifas horarias de la Secretaría de la LCIA. La tarifa horaria máxima de 450 libras esterlinas se aumentará a 500 libras esterlinas, para reflejar mejor las demandas de los usuarios en determinados casos de controversias complejas e importantes.

Deja un comentario