Covid-19: La Comisión propone unas mayores claridad y predictibilidad para todas las medidas que restrinjan la libre circulación en la Unión Europea

La Comisión ha adoptado el 4 de septiembre de 2020 una Propuesta de Recomendación del Consejo para garantizar que todas las medidas adoptadas por los Estados miembros que restrinjan la libre circulación debido a la pandemia de coronavirus se coordinen y comuniquen claramente a escala de la UE. El Consejo debatirá la propuesta de Recomendación de la Comisión con vistas a su adopción en las próximas semanas.

Antecedentes

El derecho de los ciudadanos europeos a circular y residir libremente en la Unión Europea es uno de sus logros más apreciados, así como un motor importante de su economía. Cualquier restricción al derecho fundamental a la libre circulación dentro de la UE solo debe contemplarse cuando sea estrictamente necesario y debe coordinarse, ser proporcionada y no discriminatoria para hacer frente a los riesgos para la salud pública. Para limitar la propagación del brote de Covid-19, los Estados miembros han adoptado diversas medidas, algunas de las cuales han tenido un impacto en la libre circulación. Es necesario un enfoque bien coordinado, predecible y transparente para la adopción de restricciones a la libertad de circulación, a fin de evitar la propagación del virus, salvaguardar la salud de los ciudadanos y mantener la libre circulación dentro de la Unión en condiciones seguras. Se trata de una cuestión importante para los millones de ciudadanos que dependen en su día a día de la capacidad de desplazarse sin restricciones, y crucial para nuestros esfuerzos por empezar a reconstruir con seguridad la economía.

Ámbitos de colaboración

La propuesta de la Comisión establece cuatro ámbitos clave en los que los Estados miembros deben colaborar más estrechamente:

  1. Criterios comunes y umbrales para los Estados miembros a la hora de decidir si se introducen restricciones a los viajes.
  2. Una cartografía de criterios comunes utilizando un código de colores acordado.
  3. Un marco común para las medidas aplicadas a los viajeros procedentes de zonas de alto riesgo.
  4. Información clara y oportuna al público sobre cualquier restricción.

Unificación de criterios

En la actualidad existen grandes discrepancias entre los criterios nacionales para la introducción de medidas de restricción de la libre circulación en la Unión Europea. La Comisión propone que cada Estado miembro tenga en cuenta los siguientes criterios a la hora de adoptar medidas restrictivas:

  • el número total de casos de Covid-19 recientemente notificados por cada 100 000 personas en una zona determinada en un período de 14 días;
  • el porcentaje de resultados positivos de todas las pruebas de Covid-19 llevadas a cabo en una zona determinada durante un período de siete días;
  • el número de pruebas de Covid-19 realizadas por cada 100 000 personas en una zona determinada durante un periodo de siete días.

Los Estados miembros deberán facilitar estos datos semanalmente al Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades. Los Estados miembros deben también facilitar estos datos a nivel regional para garantizar que cualquier medida pueda dirigirse a las regiones en las que sea estrictamente necesaria.

En el supuesto de que el Estado miembro de partida tenga una tasa semanal de pruebas de más de 250 por cada 100 000 personas, la Comisión propone que los Estados miembros no restrinjan la libre circulación de las personas que viajan desde otro Estado miembro cuando:

  • el número total de casos de Covid-19 recientemente notificados en una zona determinada sea inferior a 50 por cada 100 000 personas durante un período de 14 días, O,
  • el porcentaje de resultados positivos de todas las pruebas de Covid-19 en una zona determinada sea de menos del 3 %.

Un código de colores común

Sobre la base de los datos facilitados por los Estados miembros, la Comisión propone que el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades publique un mapa de los países de la UE y del EEE, actualizado semanalmente, con un código de colores común para asistir a los Estados miembros y a los viajeros. La Comisión propone lo siguiente:

  • Verde para las zonas en las que el número total de casos de Covid-19 recientemente notificados sea inferior a 25 durante un período de 14 días Y el porcentaje de resultados positivos de todas las pruebas de Covid-19 sea inferior al 3 %;
  • Naranja para las zonas en las que el número total de casos de Covid-19 recientemente notificados sea de menos de 50 durante un periodo de 14 días, PERO el porcentaje de resultados positivos de todas las pruebas de Covid-19 sea del 3 % o más, O el número total de casos de Covid-19 recientemente notificados sea de entre 25 y 150 PERO el porcentaje de resultados positivos de todas las pruebas de Covid-19 sea de menos del 3 %;
  • Rojo para las zonas en las que el número total de casos de Covid-19 recientemente notificados sea de más de 50 durante un periodo de 14 días Y el porcentaje de resultados positivos de todas las pruebas de Covid-19 sea del 3 % o más O el número total de casos de Covid-19 recientemente notificados sea de más de 150 por cada 100 000 personas durante un período de 14 días;
  • Gris si no se dispone de información suficiente para evaluar los criterios propuestos por la Comisión O si el número de pruebas de Covid-19 realizadas por cada 100 000 personas en una zona determinada es inferior a 250.

Un enfoque común para los viajeros procedentes de zonas de alto riesgo

La Comisión propone un enfoque común entre los Estados miembros para los viajeros procedentes de zonas de «alto riesgo». Los Estados miembros no deben denegar la entrada a las personas que viajen desde otros Estados miembros. Los Estados miembros que introduzcan restricciones a la libre circulación basadas en sus propios procesos de toma de decisiones podrían exigir:

  • que las personas que viajen desde una zona clasificada como «roja» o «gris» se sometan a cuarentena O a una prueba de Covid-19 después de su llegada, siendo esta última la opción preferida;
  • Cuando esté justificado, los Estados miembros podrían considerar recomendar que las personas que viajen desde una zona clasificada como «naranja» se sometan al menos a una prueba de Covid-19 antes de la salida o a la llegada. Los Estados miembros podrían exigir a las personas que lleguen de una zona clasificada como «roja», «naranja» o «gris» que presenten formularios de localización de pasajeros, en particular las que lleguen en avión, de conformidad con los requisitos de protección de datos. Los viajeros con una función o necesidad esencial (como los trabajadores en puestos críticos, los trabajadores fronterizos y desplazados, los estudiantes o los periodistas en el cumplimiento de sus funciones) no deberían observar la cuarentena.

Información clara y oportuna a los ciudadanos

La Comisión propone que los Estados miembros faciliten semanalmente a los Estados miembros y a la Comisión información detallada sobre las futuras restricciones a la libre circulación o el levantamiento de las restricciones de viaje. Los cambios deben notificarse una semana antes de su entrada en vigor.

La información también deberá estar disponible en la plataforma web «Re-open EU», con un enlace al mapa publicado semanalmente por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades.

Los ciudadanos y las empresas necesitan predictibilidad. Los Estados miembros deben hacer todo lo posible para minimizar el impacto social y económico de las restricciones de viaje. Para ello también es preciso facilitar información clara, exhaustiva y oportuna al público.

Deja un comentario