Para que pueda ponerse en marcha el arbitraje debe de surgir la concreta controversia para la que fue prevista y querida por los contratantes

Resultado de imagen de auditorias

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Burgos, Sala Civil y Penal, de 25 de octubre de 2017,   declara no haber lugar al nombramiento de árbitro. Considera la Sala que dicho nombramiento hubiera exigido, de acuerdo con la cláusula arbitral, que la actora hubiese practicado un cálculo de los intereses debidos a consecuencia del préstamo perfeccionado, que dichos intereses hubiesen sido pagados por la prestataria y que la prestamista hubiera hecho constar fehacientemente su disconformidad con el citado cálculo en el plazo de quince días desde la fecha del pago, circunstancias que no concurren en el supuesto enjuiciado. La Sala aprovecha para declarar que “siendo la esencia del arbitraje la nítida voluntad de las partes de someter todas o alguna de las controversias que hayan surgido o puedan surgir respecto de una determinada relación jurídica – art. 9. 1º LA-, es evidente que para que la institución pueda operar debe de surgir la concreta controversia para la que fue prevista y querida por los contratantes y estando referida la previsión para el concreto supuesto que se acaba de referir, no puede decirse que haya habido discusión acerca de ese particular”

No es correcto plantear de nuevo la misma pretensión en otro proceso arbitral cuando antes se omitieron pedimentos, o no pudieron demostrarse

Resultado de imagen de concesionario automovil

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia, Sala Civil y Penal, Sección Primera, de 6 de junio de 2017, desestima una acción de anulación contra un laudo arbitral. Entre los motivos esgrimidos por la parte impugnante figuraba la indebida apreciación de la cosa juzgada material, en su función negativa o excluyente, al entender que la reclamación de daños y perjuicios suscitada por B. frente a N. ya había sido resuelta en sentido desestimatorio por un precedente Laudo, dictado con anterioridad por un árbitro único también también designado por la Corte Española de Arbitraje. Para la Sala  no cabe sino recordar un reiterado postulado de la doctrina jurisprudencial de la Sala Primera del Tribunal Supremo que afirma que ”  “. En consecuencia el motivo decae ante la evidencia de que la apreciación de la función negativa o excluyente de la cosa juzgada. material por el Laudo impugnado no lesiona el orden público

Cláusula patológica: la sumisión a arbitraje ha de entenderse como decisiva, excluyente y exclusiva, no concurrente o alternativa con otras jurisdicciones

Imagen relacionada

El Auto de la Audiencia Provincial de Tarragona, Sección Primera, de 25 de enero de 2017, declara   la falta de validez del pacto de sumisión a árbitros en tanto en cuanto es oscuro y contradictorio: ” en el caso de que cualquiera de las previsiones contenidas en este acuerdo se convierta en razón de litigo para cualquiera de las parte o si la terminación del acuerdo o la procedencia o montante de las compensaciones fijadas por el franquiciador no logran la aquiescencia del franquiciador, la cuestión se determinara por arbitraje de derecho ante la jurisdicción de los Juzgado y Tribunales de Murcia”