La Comisión envía una carta de emplazamiento al Reino Unido por el incumplimiento de sus obligaciones en virtud del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte (15 marzo 2021)

La Comisión Europea ha enviado el 15 de marzo de 2021 una carta de emplazamiento al Reino Unido por infracción de las disposiciones sustantivas del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte, y del deber de buena fe con arreglo al Acuerdo de Retirada. Esto marca el inicio de un procedimiento formal de infracción contra el Reino Unido. Esta es la segunda vez en que el Gobierno del Reino Unido va a infringir el Derecho internacional en un período de seis meses.

Antecedentes

El Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte, que forma parte integrante del Acuerdo de Retirada, fue ratificado tanto por la UE como por el Reino Unido, está en vigor desde el 1 de febrero de 2020 y surte efectos legales con arreglo al Derecho internacional. El objetivo del Protocolo es mantener la paz y la estabilidad, preservar el Acuerdo del Viernes Santo (Belfast), evitar una frontera física en la isla de Irlanda y conservar la integridad del mercado único de la UE. Para alcanzar estos objetivos, el Protocolo debe aplicarse en su totalidad y el hecho de que el Gobierno británico no lo haga pone en peligro aquellos.

Actitud renuente del Reino Unido

El 3 de marzo de 2021, el Gobierno del Reino Unido declaró su intención de retrasar unilateralmente la plena aplicación del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte en lo relativo a la circulación de mercancías y al desplazamiento de animales de compañía de Gran Bretaña a Irlanda del Norte. Esto se produjo después de la reunión del Comité Mixto de 24 de febrero de 2021, en la que el Reino Unido se había comprometido públicamente a aplicar correctamente el Protocolo y a dar cumplimiento a todas las decisiones adoptadas en el Comité Mixto en diciembre de 2020.

El Reino Unido recurrió a esta acción unilateral sin ningún debate ni consulta con la parte de la UE en los órganos establecidos por el Acuerdo de Retirada. Esta acción representa una clara desviación del planteamiento constructivo que ha prevalecido hasta ahora, en detrimento tanto de la labor del Comité Mixto como de la confianza mutua y el espíritu de cooperación que se habían recuperado en los últimos meses de 2020, tras la incertidumbre creada por el proyecto de ley del mercado interior del Reino Unido.

La UE ha mantenido un diálogo permanente de buena fe en el seno del Comité Mixto para encontrar soluciones pragmáticas que contribuyan a reducir al mínimo las perturbaciones causadas por el Brexit y a facilitar la vida cotidiana de las comunidades de Irlanda del Norte. La UE ha procurado sistemáticamente llevar a todas las partes interesadas a una trayectoria clara de pleno cumplimiento del Protocolo.

Esta reciente decisión vuelve a situar al Reino Unido en la senda de un incumplimiento deliberado de sus obligaciones jurídicas internacionales y del deber de buena fe que debe prevalecer en la aplicación de los acuerdos internacionales de conformidad con el art. 26 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados.

Respuesta de la Comisión

La Comisión ha respondido a esta situación de dos maneras:

  • En primer lugar, la Comisión ha enviado al Reino Unido una carta de emplazamiento por su incumplimiento de disposiciones sustantivas del Derecho de la Unión relativas a la circulación de mercancías y a los desplazamientos de animales de compañía aplicables en virtud del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte. Esto marca el inicio de un procedimiento formal de infracción, tal como se establece en el art. 12, ap. 4, del Protocolo, leído en relación con el art. 258 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. De conformidad con el art. 12, ap. 4, del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte, las instituciones de la UE, y en particular la Comisión Europea y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, tienen facultades de supervisión y ejecución con arreglo a los Tratados de la UE en relación con disposiciones específicas del Protocolo, incluido su art. 5. Mediante la carta se solicita al Reino Unido que adopte rápidamente medidas correctoras para restablecer el cumplimiento de las disposiciones del Protocolo. El Reino Unido dispone de un mes para responder a la carta.
  • En segundo lugar, el vicepresidente Maroš Šefčovič ha enviado una carta política a David Frost, copresidente del Reino Unido del Comité Mixto, en la que pide al Gobierno del Reino Unido que rectifique y se abstenga de poner en práctica las declaraciones y orientaciones publicadas el 3 de marzo y el 4 de marzo de 2021. Estas medidas unilaterales constituyen una violación del deber de buena fe establecido en el art. 5 del Acuerdo de Retirada. En la carta también se pide al Reino Unido que inicie consultas bilaterales de buena fe en el Comité Mixto al efecto de alcanzar una solución de común acuerdo antes de que finalice este el mes de marzo.

Se ha dado al Reino Unido un plazo de un mes para que presente sus observaciones sobre la carta de emplazamiento. Tras examinar estas observaciones, o en caso de que no se haya presentado ninguna observación, la Comisión podría decidir emitir un dictamen motivado, si procede. De conformidad con el art. 12, ap. 4, del Protocolo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dispone de plenas facultades con arreglo a los Tratados, incluida la posibilidad de imponer el pago de una cantidad a tanto alzado o de una multa coercitiva.

Caso de que el Reino Unido no entabla consultas de buena fe en el Comité Mixto al efecto de alcanzar una solución de común acuerdo antes de que finalice este mes, la UE podría notificar por escrito el inicio de consultas con arreglo al art. 169 del Acuerdo de Retirada, como primer paso en el proceso del mecanismo de solución de controversias establecido en el título III de la sexta parte de dicho Acuerdo. Si no se encontrara una solución, la UE podría remitir la controversia a un arbitraje vinculante. Esto también podría dar lugar, en última instancia, a la imposición de sanciones financieras por el panel de arbitraje. En caso de impago o incumplimiento persistente, la UE podría suspender sus obligaciones en virtud del Acuerdo de Retirada (a excepción de la parte del Acuerdo relativa a los derechos de los ciudadanos) o del Acuerdo de Comercio y Cooperación, de conformidad con el art. INST.24, ap. 4, por ejemplo, imponiendo aranceles a las importaciones de mercancías procedentes del Reino Unido.

 

Deja un comentario