De acuerdo con el Tribunal de Cuentas Europeo los Estados miembros tienen que intensificar la lucha contra la pesca ilegal (26 septiembre 2022)

De acuerdo con un comunicado del Tribunal de Cuentas Europeo de 26 de septiembre de 2022 La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada constituye una de las mayores amenazas para los ecosistemas marinos, y socava los esfuerzos por gestionar la pesca de forma sostenible. La UE y sus Estados miembros han adoptado medidas para mantener bajo control la pesca ilegal. Pero, debido al modo desigual en el que los Estados miembros aplican los controles y las sanciones, estas medidas no son tan eficaces como debieran. Esta es la conclusión de un informe especial publicado hoy por el Tribunal de Cuentas Europeo (el Tribunal). Los auditores recomiendan que la Comisión Europea supervise si los Estados miembros refuerzan sus regímenes de control para prevenir la importación de productos de la pesca ilegal, y vele por que estos apliquen sanciones disuasorias contra la pesca ilegal dentro y fuera de las aguas de la UE.

Según el Informe Especial del Tribunal de Cuentas Europeo con arreglo al art. 287, apartado 4, segundo párrafo, del TFUE. La UE es un importante actor mundial en el ámbito de la pesca, tanto por lo que respecta a su flota (con unos 79 000 buques) como por ser el mayor importador mundial de productos de la pesca (34 % del total del comercio mundial). Con arreglo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la UE se comprometió a poner fin a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada antes de 2020, pero esta meta no se ha logrado. Sin embargo, asegurar la legalidad de un producto no garantiza que este se obtenga de manera sostenible. La UE cuenta con sistemas de control gracias a los cuales es más difícil que los productos de la pesca ilegal lleguen a los consumidores, pero, a pesar de las medidas, estos productos siguen llegando a los platos de los ciudadanos de la UE. Una de las principales razones es que los Estados miembros aplican desigualmente los controles y las sanciones. En 2008, la UE estableció un régimen de certificación de capturas para garantizar la legalidad de los productos de la pesca importados. Según los auditores, este régimen había mejorado la trazabilidad y había reforzado los controles de las importaciones. Pero los Estados miembros aplican los controles de manera desigual. El régimen de certificación de capturas de la UE se basa en documentos impresos, lo cual eleva el riesgo de fraude; según los auditores, una única base de datos electrónica en la UE sería más eficaz. De hecho, la Comisión Europea ha desarrollado un sistema informático a escala de la UE para ayudar a detectar el fraude y automatizar los controles.

Deja un comentarioCancelar respuesta