Condena a un banco por haber realizado una transferencia a través de una entidad americana, que la bloqueó por la nacionalidad cubana del actor, en aplicación de las sanciones impuestas por EE UU (SAP Madrid 2 marzo 2020)

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección Décima, de 2 de marzo de 2020 estima parcialmente la demanda interpuesta por D. Humberto contra el Banco de Santander S.A. declarando que la entidad bancaria adeuda al actor la suma de 56.690,12 €, condenando a la demandada al pago de la referida cantidad. La operación se realizó a través de la entidad americana Deutsche Bank Trust Company American, entidad que bloqueó la transferencia por la nacionalidad cubana del actor, en aplicación de las sanciones impuestas por Estados Unidos. la Audiencia argumenta del siguiente modo:

«(…) En el presente caso, el recurso refiere que no se ha realizado una adecuada valoración de la prueba al determinar la diligencia exigible, porque la entidad bancaria cumplió con la normativa vigente en la fecha de realización de la transferencia, según las indicaciones que les dio el cliente. No constaba que el destino de los fondos fuera cuba ni la nacionalidad del ordenante. Los datos facilitados fueron el nombre del beneficiario, el número de cuenta al que se debía transferir el dinero, que era de BBVA y el importe de 80.000 dólares. Ninguno de estos datos se puede relacionar con una entrada o salida de capitales a Cuba, siendo el destinatario de la transferencia mejicano. Tal y como se aduce en el recurso, la entidad bancaria ha cumplido con todas sus obligaciones como proveedor de servicios de pago, con las exigencias técnicas requeridas y siguiendo los usos internacionales, cumpliendo la Ley de Servicios de Pago 16/2009 de 13 de noviembre. Niega también la existencia de nexo causal, ya que entiende la recurrente que el perjuicio que padece el demandante no es causado por un incumplimiento de la demandada. La Sala, una vez examinada la documental aportada y visualizada la grabación del juicio comparte la valoración de la prueba que se realiza en la sentencia apelada, que no es arbitraria ni ilógica y que debe prevalecer frente a la subjetiva, parcial e interesada de la recurrente. En la sentencia se reconoce que la entidad bancaria realizó la transferencia internacional cumpliendo la normativa, no se le imputa desconocimiento de la misma, también realizaron sus empleados gestiones posteriores a la transferencia con la finalidad de que el importe le fuese restituido al actor. No obstante, actuó negligentemente, porque pudo conocer con un mínimo de diligencia la nacionalidad del ordenante de la transferencia y su domicilio, que éste tenía en Cuba, tal y como consta en el contrato de apertura de cuenta corriente suscrito dicha entidad (…). Además, con la declaración como testigo de la empleada de Banco que realizó la operación, Sra. Angelica , ha quedado acreditado que conocían al actor y que mantenían y mantienen con él una relación comercial fluida, por lo que debían conocer su nacionalidad cubana. También debían conocer la necesidad de que interviniera en la operación como intermediario un banco americano, si la transferencia se hacía en dólares americanos, así como las limitaciones existentes para la entrada y salida de dólares entre EE UU y Cuba. La relación de causalidad entre dicho actuar negligente y el perjuicio al cliente por el bloqueo de su dinero es evidente, por cuanto se hubiera evitado si la transferencia hubiera sido en euros, ya que en ese caso no hubiera tenido que intervenir la OFAC».

Deja un comentario